SAN LUIS - Viernes 24 de Mayo de 2024

SAN LUIS - Viernes 24 de Mayo de 2024

EN VIVO

"El festejo fue tranquilo, pero se disfrutó mucho"

Gabriel Piquillem es un puntano que hace algo más de un año que reside en Francia. Vivió a la distancia esta Copa del Mundo. Su cábala fue ver los partidos acompañado siempre de una bufanda argentina.

Por Daniel Valdes
| 20 de diciembre de 2022
Vio todos los partidos con amigos. Una bufanda argentina, con el logo del Mundial 86, fue su compañera en los siete juegos de La Scaloneta. Fotos: Gentileza.

Gabriel Piquillem vivió un Mundial especial. El puntano hace algo más de un año que vive en Francia. A pesar de estar radicado en el país que fue el rival circunstancial de la Argentina, se dio el lujo de festejar la tercera Copa del Mundo que logró la Selección. "El festejo fue tranquilo, pero se disfrutó mucho", comenzó diciendo.

 

Vive en Angerville, a poco más de 30 kilómetros de París. Trabaja en una empresa que realiza la esterilización de la sala de cirugía en el Instituto Curie. Su día a día comienza muy temprano, ya que a las cinco de la mañana tiene que salir para tomarse el tren que lo deje cerca de la estación de metro que lo lleva hasta su trabajo. "La jornada es agotadora, pero cuando llego a Angerville aprovechó para asistir a clases de francés nivel uno, y más tarde a las actividades deportivas que ofrece el lugar", dijo.

 

Amigos son los amigos. La bandera y la bufanda siempre lo acompañaron.

 

El Mundial a la distancia es muy especial, más para un futbolero como Gabriel, que cuando vivía en San Luis jugaba en Juventud, para después hacer inferiores en Talleres de Córdoba. Confeso hincha de River, disfrutó de cada gol de Julián Álvarez, o cada pase filtrado de Enzo Fernández. Y gritó con todo el penal de Gonzalo Montiel que le sirvió a la Selección para ser campeón del mundo.

 

"Todavía no caigo. Tengo una gran emoción. Este Mundial me hizo estar más cerca de casa. De mi familia. De mis amigos. Extrañé un poco menos en este tiempo", aseveró desde Francia, que por estos días  está con temperaturas bajo cero y mucha nieve.

 

Me gustó mucho cómo jugó la Selección. Es un equipo que priorizó lo grupal por sobre lo individual, además, el entrenador acertó siempre con los cambios (Gabriel Piquillem- puntano en Francia)

Vio todos los partidos con amigos. Una bufanda argentina, con el logo del Mundial 86, fue su compañera en los siete juegos de La Scaloneta. Es cabulero. Vio el primer cotejo así y no rompió esa rutina.

 

La Torre Eiffel. Gabriel en uno de los lugares icónicos de Francia.

 

La alegría en la voz se le nota, pero más se nota cuando nombra a Stamper, un lugar de Francia que le recuerda mucho a El Trapiche. "Es una zona de parques, es muy bonito y siempre que paso me siento en El Trapiche. Me trae ese recuerdo. Mis años de juventud, mis paseos por ese lugar". La emoción lo embarga y hace una pausa antes de seguir.

 

Argentina es campeón del mundo. Gabriel saca pecho en Francia con sus amigos. Y antes de cortar la comunicación, le dedica un párrafo aparte a Messi. "Es un crack dentro y fuera de la cancha, cuando llegó a Francia lo miraban de reojo, pero con el correr de los días se fue ganando el corazón de los franceses que lo aman y admiran por la humildad que tiene. Es un gran capitán", cerró.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo