SAN LUIS - Miércoles 22 de Mayo de 2024

SAN LUIS - Miércoles 22 de Mayo de 2024

EN VIVO

Tres de cinco médicos consideran que Rosendo puede recibir el alta

Solo el especialista propuesto por la defensa y el médico de la clínica, donde está internado, se oponen al alta.

Por redacción
| 07 de octubre de 2020
Ayer una junta médica evaluó los aspectos clínico y mental del senador. Foto: Juan Andrés Galli.

Durante casi tres horas y media, cinco médicos revisaron al suspendido senador Ariel Rosendo. Hablaron con él, verificaron su historia clínica y también los registros hechos por enfermeros durante los días que lleva internado en la Clínica del Aconcagua de Villa Mercedes. Tres de los profesionales de la medicina arribaron a la misma conclusión: el legislador, que fue procesado por tres delitos, pero cuya detención está demorada porque está internado desde el lunes 28 de septiembre, debe ser dado de alta porque no existen motivos clínicos ni psiquiátricos para que continúe allí. Está sano.

 

La junta médica fue solicitada por el director de la clínica, Rodolfo Negri, el viernes pasado. El directivo requirió la medida al juez instructor, Leandro Estrada, para que aunaran criterios de valoración y "compartieran la responsabilidad" que conlleva dar de alta al paciente. Al modo de ver de los especialistas del centro de salud privado, Rosendo debe seguir internado y a su vez, debe ser evaluado en el plano mental, por ataques de pánico y sufrir el encierro.

 

El juez Penal 2 dio lugar al pedido de Negri y la medida se llevó a cabo este miércoles. Empezó a las 10:15 y terminó pasadas las 13:30. Los primeros en llegar a la clínica fueron Gonzalo Estrada, uno de los abogados del senador, y Alfredo Samper Battini, el médico que propuso la defensa para que forme parte de la junta. Arribaron alrededor de las 9.

 

Media hora después llegaron Gastón Yllera, el abogado del sindicato Smata (el gremio es el propietario de la casa en la que Rosendo robó, según los investigadores), y Ricardo Torres, el médico que ofrecieron por su parte, y quien tiene una vasta trayectoria como perito judicial en la Primera Circunscripción.

 

Luego arribaron Leticia Latini, la abogada de Ivana Massimino, la expareja de Rosendo, la otra denunciante en la causa; y la forense Alba Pereira y el psiquiatra  Diego Mayor, ambos peritos del Poder Judicial, designados por el juez para evaluar los aspectos clínico y mental del representante del departamento Pedernera.

 

A las 10 entraron a la clínica. Adentro los esperaba el médico que trata a Rosendo allí, Guillermo Besso, el quinto integrante de la junta.

 

La evaluación consistió en revisar la historia clínica y las hojas de enfermería y en un examen físico del paciente, le explicó Torres a El Diario. En las hojas de enfermería "encontramos algunas contradicciones". Durante el examen físico, Rosendo se mostró vigil, orientado en tiempo y espacio y colaborativo, respondió a todas las preguntas de los especialistas. "El paciente manifestó nunca haber tenido antecedentes de presión arterial, que no tomaba ninguna medicación y que de hecho nunca tuvo que consultar a ningún médico por dicha patología", precisó Torres.

 

El profesional recordó que el senador simplemente les contó que el día de la internación se "sintió mal y que unos amigos o compañeros lo llevaron a la clínica y ahí dispusieron que quedara internado".

 

Para Torres, el senador "no tiene ni el más mínimo criterio de internación". No coincide con el diagnóstico que hizo Besso. "El médico tratante dice que el paciente puede presentar un feocromocitoma, que es un tumor secretante de hormonas que puede ser causante de las crisis hipertensivas. No coincido con esto porque si hubiese padecido de un feocromocitoma sus síntomas se hubieran descubierto o manifestado con mucha anterioridad", explicó.

 

De hecho, fue el mismo Rosendo, dijo Torres, quien relató que jamás tomó remedios antihipertensivos y que nunca antes consultó a un especialista por presentar presión alta. "Todo lo contrario, el paciente manifestó que tenía algunos cuadros de mareos y que le dijeron que se debía a una hipotensión", es decir, cuando la presión arterial es más baja de lo normal, abundó.

 

Por todo eso, Torres solicitó que le den el alta médica e institucional en forma inmediata.

 

Lo mismo concluyeron los peritos designados por la Justicia, confirmó Yllera. Aunque hasta el cierre de la edición sus informes no habían sido remitidos al juez, los médicos legistas de la Segunda Circunscripción Judicial han coincidido con el perito de la querella. "El doctor Torres me adelantó que con Pereira y Mayor habían llegado al mismo criterio, en el sentido de que no existe motivo para que Rosendo esté internado, que está sano y que debería ser dado de alta".

 

Los que tuvieron una visión opuesta fueron Battini y Besso. En un único informe de dos páginas, que ambos firmaron al pie y remitieron al magistrado, sostuvieron que "no aceptan la factibilidad de alta ni la posibilidad de tratamiento ambulatorio".

 

Los dos concuerdan en que "debido al comportamiento clínico", que no especifican en el informe, Rosendo debe continuar internado para descartar un posible cuadro de feocromocitoma.

 

En el resto del escrito, en el que solo describen esta tipología de tumor, refirieron que la sintomatología "es un cuadro súbito de hipertensión arterial desencadenada por factores como el estrés, emociones asociadas a agitación psicomotriz u otro evento dañoso psicofísico y se caracteriza por súbita elevación de la tensión arterial con cuadro de emergencia hipertensiva".

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo