SAN LUIS - Sabado 18 de Mayo de 2024

SAN LUIS - Sabado 18 de Mayo de 2024

EN VIVO

Información nutricional: ya se ven unos 25 productos con etiquetas negras

Es el cálculo de lo que se puede encontrar, en promedio, en las grandes cadenas de supermercados de la capital puntana.

Por Eduardo Baca Tereszko
| 12 de marzo de 2023
Sellos como advertencia. La medida obliga a las empresas de alimentos procesados y bebidas analcohólicas, a colocar rótulos con datos claves. Foto: Nicolás Varvara.

La Ley de etiquetado frontal 27.642 que dispone octógonos negros en el empaquetado de productos alimenticios y bebidas analcohólicas para destacar determinados componentes y fomentar la alimentación adecuada es un hecho. Las grandes cadenas de supermercados de la ciudad ya cuentan con un promedio de 25 productos rotulados bajo esta medida y reponen en sus góndolas los nuevos envoltorios que remarcan una implementación estricta que busca favorecer una vida saludable.

 

Para conocer el panorama, El Diario de la República concretó un relevamiento en diferentes sectores de la ciudad y dialogó con los clientes. “La verdad que es muy útil tener la información del contenido y la composición de los alimentos, tanto para nosotros como madres y padres como para nuestros chicos. Nos ayuda muchísimo saber qué clase de artículos compramos”, expresó Romina Gutiérrez.

 

La reglamentación tenía como período límite el 16 de febrero para las grandes empresas, mientras que para las pequeñas y medianas era el 19 de agosto. En principio, los plazos se definieron frente a la imposibilidad de las firmas de costear nuevas etiquetas en poco tiempo, todo sumado a un escenario económico desfavorable. Más allá de los tiempos de regulación, las grandes compañías pidieron una nueva prórroga de 180 días, tal como estaba estipulado. Así, por ejemplo, las pymes tendrán hasta diciembre para cumplir con la normativa.

 

La ley contempla tres objetivos claros para la comunidad: prevenir la malnutrición y reducir las enfermedades crónicas no transmisibles, garantizar el derecho a la salud y a una alimentación adecuada y advertir a los consumidores sobre los excesos de azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías.

 

En este caso, al entrevistar a los consumidores se visualizó un camino hacia la conciencia sobre los comestibles que demandan diariamente grandes y chicos. La gran mayoría expresó que la regulación a base de los rótulos negros en los paquetes sirve para saber qué ingerimos y para resguardar nuestra salud. En otras palabras, si bien se puede llegar a dar una dilación en el efecto concreto de los etiquetados (no es algo que se materialice de la noche a la mañana), ciertamente ya generan un impacto que al menos planta la duda antes de consumir.

 

“Es una buena regulación porque brinda elementos necesarios para que los consumidores que son hipertensos no compren productos con exceso de sodio o, si tienen mucha azúcar, no contribuyan a complicaciones en el cuerpo”, manifestó Cristian Dibono.

 

“Me parece excelente la medida, sobre todo porque la alimentación en los niños es fundamental, debemos enseñarles cómo es una ingesta nutritiva. La especificidad en los productos nos permite ver qué es bueno y qué es malo a la hora de adquirir artículos”, mencionó Miriam, una consumidora.

 

A estas instancias, el Consejo Federal de Educación estipuló dentro de la reglamentación vigente los contenidos mínimos de educación alimentaria nutricional en las escuelas y colegios de nivel inicial, primario y secundario a nivel nacional. 

 

Otro de los puntos claves refiere a las formas de comercialización de los productos dirigidos al público infantil. Para ello, se enmarcó que queda prohibida la publicidad, promoción y patrocinio de artículos que contengan al menos un sello y que apunten a las niñas, niños y adolescentes.

 

“Muchas veces nos guiamos por el superhéroe o una figura reconocida sin darnos cuenta que los contenidos de ese alimento pueden ser perjudiciales a corto o a largo plazo para nuestros hijos. Tenemos un deber como tutores y es empezar a controlar lo que compramos”, agregó Romina Gutiérrez.

 

 

TESTIMONIOS

 

Los niños como prioridad

 

Romina Gutiérrez hizo referencia a la importancia de la disposición desde el lugar de los tutores y lo que implica la elección de la comida que ingieren los menores. “Muchas veces nos guiamos por el superhéroe o una figura reconocida sin darnos cuenta de que los contenidos de ese alimento pueden ser perjudiciales a corto o a largo plazo para nuestros hijos”, manifestó.

 


Prevenir una enfermedad

 

Al ser consultado sobre los beneficios de la medida, Cristian Dibono, vecino de la ciudad remarcó que “es una buena regulación porque brinda elementos necesarios para que los consumidores que son hipertensos no compren productos con exceso de sodio o, si tienen mucha azúcar, que no contribuyan a complicaciones en el cuerpo”.

 


Información nutricional como herramienta 

Miriam destacó que es importante la educación que indique qué comer. “Me parece excelente la medida, sobre todo porque en la alimentación de los niños es fundamental, debemos enseñarles cómo es una ingesta nutritiva. La especificidad en los productos nos permite ver qué es bueno y qué es malo a la hora de adquirir los artículos”, expresó.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo