18°SAN LUIS - Sabado 20 de Abril de 2024

18°SAN LUIS - Sabado 20 de Abril de 2024

EN VIVO

La Primera pilota transgénero del país y Latinoamérica

La comandante, que también es militar y entrenadora personal, tiene 32 años de carrera en los aires y voló por primera vez hace cuatro meses con su nueva expresión de género.

Por Astrid Moreno
| 09 de octubre de 2023
Un orgullo. Es reconocida en los aeropuertos donde la gente le pide fotos y la felicita; ella accede, aunque por reglas de aviación, deben ser en tierra. Foto: gentileza.

Con una seguridad abrumadora y precisión digna de quien es la encargada de hacer volar y tocar tierra una máquina que pesa en promedio 200 toneladas y transporta pasajeros, Traniela Carle Campolieto cuenta cómo se convirtió en la primera pilota transgénero del país y de Latinoamérica

 

Con más de 13 mil horas en el aire y destinos por todo el mundo, desde el 23 de mayo de este año Traniela siente una responsabilidad extra a la de trasladar de forma segura a sus pasajeros a destino, y es la que viene acompañada al saber que no solo representa a toda una comunidad, sino que hizo historia a miles de metros sobre el nivel del mar; entre nubes donde los sueños parecen aún más alcanzables.

 

 

—¿Cómo fue que decidiste convertirte en pilota?

 

—Mi vocación de pilota comienza en los últimos años de la escuela primaria, donde le planteé a mis padres mi decisión de ingresar a un instituto de formación aeronáutica y ellos me acompañaron a rendir el examen de ingreso al Instituto Nacional de Aviación Civil. Allí comencé mis estudios para hacer técnica en telecomunicaciones aeronáuticas y en esa escuela secundaria que está ubicada en Morón, en la ex Séptima Brigada Aérea, que hoy se llama aeródromo de Morón. En los últimos años, en quinto y sexto, comenzó una fuerte vocación por el pilotaje y ahí es donde conversando con mis padres, después de una larga charla, tomamos la decisión de ir a la escuela de planeadores, en Cañuelas, que está ubicada a setenta kilómetros al sur de Buenos Aires, en donde hice mi vuelo de bautismo y comencé mi curso de pilota de planeador. Luego, hice la conversión a pilota privada de avión, en 1993; y ahí comencé a juntar las horas de vuelo y hacer todos los cursos necesarios para llegar a la línea aérea. Después de un tiempo decidí hacer el curso de piloto comercial e ingresar al Ejército Argentino como pilota.

 

 

—¿Qué representa la fecha 23 de mayo de 2023 en tu carrera y tu vida?

 

—Para mí fue un evento súper importante porque fue mi primer vuelo como mujer trans. Ya venía volando como comandante por once años del mismo avión que estoy volando ahora y, anteriormente, unos cuatro de comandante y los anteriores de copiloto. En total llevo 25 años de carrera en la línea aérea, más los años que volé en la aviación general y la aviación militar. Aproximadamente llevo unos 32 años de pilota. El 23 de mayo fue un día bisagra en mi vida y en mi carrera, ya que empiezan a transcurrir los vuelos como mujer, y empiezo a desarrollarme laboralmente como mujer transgénero.

 

 

 Se fue mundial. Traniela realiza vuelos nacionales e internacionales, de Calafate a Miami, con escalas. Foto: gentileza.

 

 

—¿Cómo es la recepción de la gente en los vuelos?

 

—Lo podemos dividir en dos. Todo el personal de la compañía, por un lado, las tripulaciones y mis colegas de vuelo y, por otro lado, los pasajeros. Las personas que trabajan en la compañía me han recepcionado de una forma increíble, muy amistosos y positivos con todo este cambio; tal cual como ocurría con mi expresión masculina. Respecto a esto, realmente fue algo increíble para mí, pensé que iba a tener un poco más de resistencia o más silencios, y la verdad, no fue así. Toda la gente me apoyó, incluso gente de distintos sectores, y en las redes sociales se mostraron muy abiertos a mi expresión de género. Respecto a las tripulaciones, en el día a día del trabajo, estoy muy acompañada y hay una alegría increíble por ser la primera comandante transgénero de Latinoamérica. Los pasajeros también tienen muchas expresiones de cordialidad conmigo en los vuelos; lo que se está dando últimamente es que me piden sacarse fotos, pero, por reglamentaciones aeronáuticas, en el vuelo no se puede, entonces a veces nos sacamos abajo. Ellos me esperan mientras están bajando la valija y ahí nos tomamos fotos. También ocurre lo mismo en el duty free, o afuera, mientras están esperando un vehículo. Mucha gente me felicita y me frena para saludarme y darme su apoyo. En un tercer lado están las personas que me reciben en el exterior, que también lo hacen con mucha alegría, en un ambiente amistoso y cordial con mi expresión de género femenina.

 

 

Siento la responsabilidad que tiene el ser la primera persona en alcanzar algo; sobre todo algo bastante cuestionado

 

—¿Cómo fue este proceso para vos y tus compañeros/as?

 

—Para mí fue muy bueno y para mis compañeras y compañeros; todo transcurrió de una forma muy positiva. No puedo decir absolutamente nada malo porque estaría mintiendo. No hay ningún tipo de traba, de restricción o que haya sentido algún maltrato o destrato.

 

 

—En Argentina hay poco más de 20 pilotas mujeres en vuelos comerciales. ¿El pilotaje es un ambiente machista?

 

—Respecto al machismo en la actividad aeronáutica y en la actividad militar, yo realmente no lo siento. No hay, en mi caso particular, vivencias machistas o que se me haya, de alguna forma, limitado, despreciado o marcado límites desde un aspecto machista. Me parece que el machismo ha quedado obsoleto, por supuesto, que todavía hay en la sociedad, familias y personas que eligen el camino del machismo, y está bien, es su elección. No siento que en el ambiente aeronáutico eso sea el eje principal, por supuesto que debe haber personas que aún lo son y que eligen esa forma de expresarse socialmente, pero yo no siento que se haya aplicado sobre mi transición, en particular.

 

 

 Redes. La pilota usa sus posteos para informar sobre viajes y diversidad. Foto: gentileza.

 

 

—¿Y en el ámbito militar?

 

—Me parece que la mujer trans o la mujer cis género, que en este momento tiene vocación militar o aeronáutica y decide ingresar a institutos de formación de la actividad o de las fuerzas armadas, no va a tener ningún problema, siempre y cuando, sea una persona intelectual y moralmente apta. En el caso de las fuerzas armadas y de la aviación, como sucede con cualquiera de los otros géneros. No hay una distinción o un estándar más alto que superar por ser mujer. Yo no lo veo de esa forma y tampoco lo sentí así.

 

 

Hay ciudades con un poco más de resistencia, no con las personas, sino con la expresión de género no documentada

 

—¿Sentís algún tipo de responsabilidad por ser la primera pilota trans del país?

 

—Siento responsabilidad, la que tiene el ser la primera persona en algo, sobre todo en algo bastante cuestionado a lo largo de los años y que representa un cambio de paradigma. En el trato social, en las costumbres, en los trabajos, en los espacios familiares, religiosos y públicos me siento con un grado de responsabilidad, sobre todo, porque

 

mi trabajo tiene la capacidad de trasladarse a distintas ciudades del continente y a otros también. Conmigo viene todo este cambio de paradigma desde que llego a ese lugar. Ese es el tipo de responsabilidad que siento. Tiene que ver con mi presencia en los distintos lugares, con mi preocupación por el resto de las diversidades y de los géneros y, también, por aquellas minorías que no tienen nada que ver con diversidad, pero que se ven cuestionadas y vulneradas. A ellos también creo que les llega este mensaje de mi presencia, de mi existencia.

 

 

—Uno de tus hobbies, y que mostrás mucho en redes  es el fisicoculturismo…

 

—Además de ser competidora, soy personal trainer y especialista en entrenamiento de alta intensidad. Tuve una serie de alumnos, no muchos, en la época de la pandemia, y los ayudé a mejorar su condición física. Es una actividad que me genera placer, me gusta ayudar a los demás, en general. En este momento ya no me estoy dedicando más a eso.

 

 

—Utilizás tus redes para informar también, por ejemplo, sobre la transición registral. ¿Cómo es la recepción de las personas transgénero en otros países? ¿Cómo es tu experiencia?

 

—Bueno, respecto a la transición registral, creo que es un punto importante como lo menciono en uno de mis posteos en las redes. Es algo que las personas transgénero, tanto hombre como mujer, deberían realizar si tienen pensado viajar al exterior, porque en algunos países es muy importante que la expresión de género coincida con el nombre que figura en el documento o en el pasaporte, y eso se logra con la transición registral. De esa forma, evita un montón de inconvenientes, de cuestionamientos al utilizar los baños, por ejemplo. Con la documentación no hay ningún tipo de duda de que esa persona corresponde a la expresión de género que figura en el pasaporte y no va a tener ningún tipo de cuestionamiento. Existe en algunos lugares y ciudades un poco más de resistencia, no con las personas transgénero, sino con la expresión de género no documentada. Ese es el punto más importante. Es crucial la documentación en algunas ciudades del mundo, en algunos países, porque no tienen la misma Ley de Identidad de Género que nosotros. Incluso hasta no tienen la identidad de género. Así que este punto es bastante importante y es algo que a mí me gusta transmitir, para que personas que lo puedan llegar a leer o tengan familiares que son mujeres transgénero, estén en plena transición o han tomado la decisión y necesiten viajar al exterior por trabajo o por turismo sepan que estas sonalgunas de las condiciones más importantes.

 

 

—En materia de política y reglamentaciones internacionales ¿sentís que hay falencias o que son inclusivas?

 

—Por ejemplo, con respecto a las autoridades policiales de los distintos países, los hospitales, servicios a la salud y todo eso no tienen ningún tipo de inconveniente con las personas transgéneros, siempre y cuando acompañe la documentación. En Argentina, más con nuestra ley de identidad de género, es mucho más fácil. Estamos bastante avanzados, permitiéndole a la persona expresarse de una forma distinta a lo que dice su documento. En otros países eso es bastante cuestionado. No quiere decir que tengan problemas, ni que van a pasar un mal momento, pero sí pueden ser cuestionados. Respecto a las personas no binarias, el ingreso a algunos países no está permitido. Tienen que elegir por uno de los dos géneros. Eso se debería tener en cuenta porque todavía no hay un avance respecto a la identidad de género no binaria.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo