SAN LUIS - Viernes 24 de Mayo de 2024

SAN LUIS - Viernes 24 de Mayo de 2024

EN VIVO

Mónica Ramos fue apuñalada con saña y sufrió mucho antes de morir

El testimonio de la forense Marcela Gómez fue tan preciso como desgarrador. El debate continuará el martes.

Por redacción
| 07 de octubre de 2022
En detalle. A la izquierda, de rojo, Núñez escucha atento la declaración de la médica forense Marcela Gómez. Foto: Héctor Portela

Mónica sufrió una muerte sumamente violenta; que se prolongó demasiado. Tras encontrarse de frente con su atacante se defendió como pudo y, tras recibir varias puñaladas y seguir en pie, el asesino debió asestarle un último puntazo en el cuello para ultimarla. Cayó boca abajo, pero no murió al instante: creen que agonizó unos ocho o diez minutos y que en ese lapso sufrió dos paros cardíacos. El crudo relato sobre cómo mataron a la docente fue el resultado del análisis de la médica forense Marcela Gómez, quien ayer dio su testimonio frente al tribunal ante el desgarro emocional de la familia de la víctima.

 

En lo descriptiva de su declaración, Gómez dejó entrever la saña con la que actuó el homicida.

 

Recordó que, tras ser requerida por el juez, llegó a la casa de Ramos cerca de las 15:30 de aquel 3 de marzo de 2020. Ingresó por la cochera y fue guiada por un bombero hasta el baño de la habitación de la víctima, donde yacía el cuerpo, boca abajo, con los brazos abiertos y casi sin ropa. Junto al cadáver había una calza, maquillaje y accesorios de un neceser desparramados por el suelo.

 

Le corrió el pelo y observó una lesión cortante en el cuello. Giró el cuerpo con ayuda de la Policía para continuar el examen allí, pero dijo que el espacio era muy reducido y que aún había mucho humo, así que pidió autorización al juez para trasladarlo hasta el patio.

 

Una vez allí advirtió que tenía diversas lesiones cortopunzantes: una de siete centímetros de diámetro y cinco de profundidad en el costado derecho del cuello fue la que le provocó la muerte, dado que le cortó la arteria carótida y le provocó un shock hipovolémico (hemorragia). Tenía otras siete en el lateral izquierdo y cinco más en el lateral derecho, algunas de ellas profundas y otras superficiales. Una fue en el sector del riñón, refirió Gómez, pero el arma blanca no llegó a lesionar el órgano ya que hizo pared con la costilla.

 

La forense determinó que Ramos cayó y que tuvo entre ocho y diez minutos de agonía. Conjeturó que el victimario, al verla aún con vida, le asestó una última lesión en el cuello: “Fue una herida para ultimar”, sostuvo.

 

Por la rigidez que notó en el cuerpo, la forense estimó que Ramos murió cerca de las 13.

En la parte izquierda del cuello tenía cortes profundos y superficiales y también lesiones compatibles con una actitud de defensa: dos heridas superficiales en el brazo izquierdo y una en el dedo pulgar derecho.

 

Por sus características, todas las heridas fueron realizadas con el mismo elemento y “con el mismo sistema: de abajo para arriba y de derecha a izquierda”. Para la profesional, víctima y victimario se encontraron frente a frente y este último era diestro.

 

Gómez también señaló que Ramos sufrió quemaduras producto del incendio y dos infartos que, en su opinión, fueron a causa del sufrimiento que padeció tanto por las puñaladas como por las llamas. Pamela Rodríguez, hija de Mónica, no soportó y quebró en llanto.

 

Antes de terminar su testimonio, el tribunal solicitó desalojar la sala para que la fiscalía le exhibiera a Gómez fotos de la autopsia.

 

 

Los primeros en llegar

 

Otro testimonio fue el de Alejandra Camargo, quien es directora de un jardín de infantes situado frente a la escena del crimen, en Belgrano al 100. Dijo que ese día una docente que entraba al turno tarde advirtió que de la casa de Ramos salía humo, que ambas cruzaron y que el portón estaba abierto. Tocaron timbre y golpearon la puerta, pero nadie salió. Recordó que en ese momento la mujer que estaba con ella vio un bolso tirado en el ingreso: Camargo se agachó pensando que pertenecía a la dueña de casa y al abrirlo halló un buzo gris.

 

Dijo que fue el papá de un alumno del jardín quien llamó a los bomberos mientras que ella fue a la casa de los vecinos para saber si alguno tenía el número de teléfono de Ramos para llamarla. Contó que los primeros en llegar fueron los motoristas de la Policía y luego los bomberos, que forzaron la puerta para entrar.

 

También hizo referencia a Florencia Allende, expareja de Federico Núñez y quien trabajaba como docente en el jardín. Calculó que al momento del hecho llevaba unos dos años en la institución y que se enteró de la relación con el acusado por comentarios, luego del homicidio. Camargo dijo que el 12 de marzo su empleada presentó un escrito en el que solicitaba una licencia sin goce de sueldo y que la vio mal, que lloraba mucho y que decía que sentía mucha vergüenza y que no podía entender lo que estaba pasando. Finalmente renunció.

 

Luego, Paul Orozco, el primer bombero que ingresó al inmueble, detalló que tras tirar abajo la puerta principal se encontró con una visibilidad nula ya que el humo había colmado la vivienda. “Lo primero que hicimos fue intentar localizar el foco ígneo. Pudimos comprobar que uno de ellos se había gestado en una de las habitaciones, seguidamente accionamos contra esos puntos”, precisó.

 

Fueron a una de las habitaciones y se toparon con la puerta cerrada. La abrieron, pero era imposible ver, así que se dirigió a un ventiluz que vio en el baño privado de ese cuarto, pero se topó con un obstáculo que no lo dejó avanzar. “Al agacharme para ver qué era pude percibir que se trataba de una persona que no tenía signos vitales”, señaló. Cuando percibió una mancha de sangre optó por no mover nada y “dar aviso al personal judicial”, concluyó.

 

 

Una substancia

 

El último testigo de la jornada fue Marcos Pérez, quien estuvo encargado de la labor pericial del incendio y quien aseguró que dentro de la vivienda detectó cuatro puntos en los que se gestó el fuego. “Dos de ellos se dieron en dos dormitorios distintos, el siguiente en el baño donde estaba la víctima y el restante en uno de los cambiadores”, precisó.

 

En su interrogatorio, la fiscal de Juicio Virginia Palacios le consultó al especialista sobre una fórmula química hallada escrita en un papel que estaba dentro del morral hallado en el garaje de la casa de Ramos, y que atribuyen como propiedad de Núñez.

 

La misma refería a una mezcla de agua destilada, potasio y

 

alcohol, todo en fracciones pequeñas. Pérez dio cuenta de que, si se trataba de una mezcla con tan poco contenido tal como lo decía el papel, “no habría servido para propagar el fuego dentro de la vivienda, ya que eran medidas menores”.

 

 

“Una madraza”

 

También pasaron por el estrado Rafael Guzmán, testigo de varias pericias en el inmueble de calle Belgrano, y Enrique Miranda, un especialista del Departamento de Delitos Complejos que solo exhibió una comunicación que el hijo de Ramos tuvo con una allegada, quien le manifestó que su mamá conocía al acusado.

 

Antes que ellos, María del Rosario “Kity” Barroso, íntima amiga de Mónica, dijo no saber qué cosas de valor tenía la víctima, pero recordó que en el último viaje que la docente hizo a Francia para visitar a su hija le dejó un alhajero. Solo le dijo que allí había “unas cositas de oro”, pero que ella no lo revisó. Tampoco supo si su amiga tenía dinero, pero sí dijo que siempre charlaban que debían ahorrar en dólares y que su idea era irse a vivir a Europa.

 

La fiscal le preguntó por las relaciones que Ramos tuvo con Balbino Rodríguez, su exesposo, y con Lisandro Gutiérrez, a quien conoció en la iglesia a la que acudían. Sobre el primero contó que no era una relación “armónica”, que siempre tenían problemas y que la docente le comentaba que él solía andar de mal humor y que si él llegaba durante una llamada de ambas, Mónica prefería cortar.

 

“Era una madraza” que siempre sonreía y tenía buen humor. “Tenía un carácter tan lindo que sacaba de las malas emociones a cualquiera”, cerró Barroso.

 

Redacción/MGE

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo