25°SAN LUIS - Martes 28 de Marzo de 2023

25°SAN LUIS - Martes 28 de Marzo de 2023

EN VIVO

Detuvieron al sospechoso por el homicidio de Carlos Magallanes

Franco Pizarro estaba prófugo desde el 25 de enero. Este martes sería conducido ante la fiscal y el juez del caso.

Por redacción
| 07 de febrero de 2023
Domingo. Pizarro, tras ser detenido por policías del DRIM y de San Gerónimo en una finca en la zona oeste. Foto: Policía de San Luis.

Tenía que caer, dijeron algunas fuentes. El 25 de enero, el fiscal de turno en feria David Sastre firmó la orden de detención de Franco Gonzalo Pizarro, acusado por el homicidio de Carlos Magallanes en el barrio San Martín norte de la capital. En el tiempo que permaneció prófugo a “El Caca”, como lo apodan, lo involucraron en un disturbio entre familias en la zona sur de la capital y luego en otro ocurrido el domingo en el camping La Perseverancia de San Gerónimo. Por ese último hecho la Policía lo persiguió y logró detener frente a una vivienda del barrio 9 de Julio de la capital. Este martes respondería por el asesinato ante la fiscal María del Valle Durán y el juez de Garantías 3, Marcos Flores Leyes.

 

Cuando aún no identificaban a los involucrados y tampoco establecían qué había ocurrido, el domingo a la tarde una fuente de la Comisaría Distrito 48º de Balde comentó que lo que había ocurrido en su localidad vecina había sido un intento de asalto, pero no fue así.

 

El subjefe de la Subcomisaría 20ª de San Gerónimo, subcomisario Jorge Abregó, comentó ayer que los tres sospechosos en realidad ingresaron al camping sin pagar y que luego agredieron verbalmente a la mujer que pretendía cobrarles. Eso derivó en la intervención de la encargada del lugar, a quien también insultaron y, según dijo, una de las personas le hizo una seña como si estuviera armado.

 

Tras ese altercado, los jóvenes abandonaron el espacio en dos motos Motomel S2 150, del mismo color, habrían dado una vuelta por el pueblo y luego, pasado nuevamente por el costado del camping para tomar la ruta provincial 15.

 

Cuando los motociclistas empalmaron con la exruta 7, que une la 15 con el barrio 9 de Julio, Pizarro habría agarrado un bordo de tierra y caído al suelo. Sus acompañantes pararon para auxiliarlo sin embargo fueron alcanzados por un patrullero de la Subcomisaría 20ª, pero el acusado por homicidio agarró una moto y escapó.

 

Lo detuvieron momentos después, mientras trataba de ingresar a una casa en una finca del barrio 9 de Julio.

 

Sus cómplices fueron reducidos en el camino de tierra: uno tiene 16 años y le fue restituido a sus padres; el otro, Emiliano Ferreyra, de 18, quedó alojado en la Comisaría 1ª de la capital junto a Pizarro, quien tiene 29.

 

Ambos deberán responder ante el fiscal de Instrucción 2, Ricardo Barbeito, por los delitos de “Amenazas agravadas por la participación de un menor”, “Resistencia a la autoridad” y “Procedencia de rodado” por las motos.

 

 

Siete disparos, uno mortal

 

Pero los cargos que pueda formularle Barbeito son lo de menos. A pesar de ser un viejo conocido de la Policía por su prontuario, cuando las autoridades lo identificaron de manera fehaciente saltó el pedido de detención por el crimen de Magallanes.

 

Ayer, Durán le comentó a este medio que ya le había solicitado a Flores Leyes una audiencia para formularle cargos por el homicidio, un trámite que quizás se efectivice hoy.

 

El hecho ocurrió el domingo 22 de enero cerca de las 5:30, en calle Brasil 929, entre Lavalle y Bolívar. Carlos “El Banana” Magallanes, quien tenía 29 años, estaba afuera de su vivienda junto a otros dos hombres cuando un vehículo frenó y uno de los ocupantes le preguntó "¡Hola! ¿Vos sos (y un nombre que no se entendió claramente)?", y luego abrió fuego.

 

Hubo al menos siete disparos, tres de los cuales impactaron en la humanidad de la víctima, quien murió cerca de las 8 de la mañana mientras era atendida en el Hospital Central “Ramón Carrillo”.

 

Dos días más tarde, efectivos de la División Homicidios hicieron allanamientos en la casa de la expareja de Pizarro, en calle Entre Ríos, y en su vivienda familiar, en el barrio Pucará. No lo hallaron.

 

El viernes pasado, ese último domicilio, en la manzana F del barrio, volvió a ser requisado por efectivos de la Comisaría 23ª, quienes investigan la agresión y persecución entre dos familias, los Sosa y los Pizarro, un hecho que terminó con un Volkswagen Gol destrozado frente a la dependencia policial y con dos jóvenes pidiéndoles auxilio. “El Caca” habría estado involucrado y hasta ayer miembros de las familias seguían amenazándose por las redes sociales.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...