20°SAN LUIS - Martes 04 de Octubre de 2022

20°SAN LUIS - Martes 04 de Octubre de 2022

EN VIVO

La sequía no da tregua y el 80% de los diques están bajo cota

Tras casi tres años de precipitaciones por debajo de la media, los embalses de la provincia muestran una merma. Proyectan que las lluvias intensas arribarían recién en febrero. La prioridad es el abastecimiento del recurso para el consumo poblacional.

Por Leandro Toranzo
| 18 de septiembre de 2022
Cruz de Piedra. Desde 2020 en adelante el embalse muestra un retroceso acelerado de sus costas. Actualmente, está casi seis metros bajo cota. Foto: Lisardo Martínez.

Los informes meteorológicos que tienen en su poder las autoridades hídricas de la Provincia son preocupantes. Avizoran que el fenómeno La Niña se extenderá hasta febrero de 2023. “Si bien la provincia cuenta con una red de acueductos y embalses que permiten que el agua sea almacenada y canalizada, si no llueve las reservas se van agotando y las previsiones con las que contamos no son muy alentadoras. Por eso, estamos llevando adelante un plan para hacer lo más eficiente posible el uso del agua”, dijo el subgerente de Planificación y Ejecución de San Luis Agua, Daniel Torres. Actualmente, el 80 por ciento de los diques provinciales están bajo cota.

 

 

 

 

La prioridad principal para la administración de los diques y embalses es cuidar el recurso y preservarlo para el consumo poblacional. “La premisa es primero el consumo humano y luego el uso productivo”, aseguró Torres. Por eso, el suministro de agua desde el dique San Felipe para riego y producción ya se vio interrumpido hasta tanto no se recupere parte del volumen. “Vamos haciendo un manejo a conciencia y consensuado con los productores”, dijo Torres.

 

 

A pie. En el Cruz de Piedra se puede caminar hasta el muro. Foto: Lisardo Martínez.

 

 

Todo lo que las autoridades tienen en sus informes es visible al visitar los embalses de la provincia. La ausencia de precipitaciones normales (respecto del promedio anual) es notoria. Donde hace algunos años atrás había agua, desde 2020 se ve cómo la tierra, la piedra y la maleza seca ahora dominan el paisaje. “Si el fenómeno La Niña se extiende hasta febrero de 2023 serán tres años consecutivos de lluvias escasas”, mencionó el docente de meteorología y climatología Walter Maza. “De todos modos, pueden darse fenómenos contrapuestos, pero las previsiones indican que la ausencia de lluvias se profundizará", agregó.

 

David Aguilera, productor de papa de la localidad de San Pablo, mostró su preocupación por la situación. “La verdad es que la situación es crítica para los productores que dependemos del riego y para los productores de secano”, dijo, y agregó: “Hemos tenido reuniones con la gente de San Luis Agua y algunos empresarios temen tener que cesar con su actividad por la falta de agua”.

 

 

Antonio Agüero. El nivel de agua no alcanza los vertederos. Foto: Lisardo Martínez.Nogolí.

 

 

Los productores y las autoridades coincidieron en que las lluvias necesarias se tienen que dar en la cuenca alta de las Sierras Grandes y de las Sierras de los Comechingones. “Los diques captan el agua que baja por ríos y arroyos, por eso es necesario que llueva en las sierras”, aseguró Torres.

 

 

Diques bajos y preocupación

 

Durante un recorrido realizado por un equipo periodístico de El Diario de la República por los embalses más cercanos a la ciudad de San Luis, vecinos de las localidades de Potrero de los Funes, El Trapiche, La Florida y Nogolí coincidieron en que la imagen que devuelven los diques es acuciante. “Recién ahora se ve la falta de lluvia del verano pasado; los diques no se llegaron a recuperar y ahora se ve que han retrocedido un montón para lo que solía ser”, indicó un baqueano montado a caballo en la cola del dique Nogolí.

 

 

La línea del dique antes superaba las ventanas de la casa. Foto: Lisardo Martínez.

 

 

El contraste es esclarecedor. En 2020 la baja del agua descubrió una vivienda que estaba sumergida en el dique Nogolí. En ese entonces el nivel de agua llegaba a las ventanas de la vivienda. Pero el avance de la sequía ha logrado que ahora la casa se pueda ver en su totalidad. Incluso la línea del agua se retiró unos 700 metros.

 

Algo similar sucede con el embalse Cruz de Piedra. El casi nulo ingreso de agua y la pérdida de reserva se evidencian en el terreno. “Nosotros trabajamos en el vivero y vemos casi todos los días que el agua retrocede. El año pasado el agua llegaba hasta la rambla de al lado del muro; hoy se puede llegar caminando hasta la primera muralla”, detalló Héctor.

 

Ante este escenario de escasas lluvias y pérdida de reservas hídricas, en el Ejecutivo puntano realizaron un llamado a la conciencia de los usuarios. “No es posible hacer llover, pero lo que sí podemos hacer es cuidar el agua”, dijo Fernando Yanzón, jefe del Programa Obras Hídricas.

 

Las autoridades buscan que los ciudadanos hagan un uso racional del agua potabilizada, evitando llenar piletas de natación y el riego durante la siesta. “Según la Organización Mundial de la Salud, el consumo de agua necesario para una persona es de 100 litros por día”, dijo Yanzón. “En San Luis el promedio es de 370 litros por día, por eso es necesario optimizar el uso”, finalizó.

 

Comentá vos tambien...