32°SAN LUIS - Lunes 26 de Febrero de 2024

32°SAN LUIS - Lunes 26 de Febrero de 2024

EN VIVO

Aseguran que hay una sobreoferta de viviendas y terrenos a la venta

Los dueños han tenido que bajar sus precios para concretar las operaciones. Muchos ofrecen sus propiedades por diferentes motivos, como la inflación, la crisis o la migración.

Por redacción
| 31 de agosto de 2022
Síntoma. En Villa Mercedes es habitual ver carteles de venta en casas, en diferentes barrios y zonas de la ciudad. Foto: gentileza.

A pesar de la crisis económica, el mercado inmobiliario está en pleno movimiento en Villa Mercedes. Sin embargo, y aunque se concretan operaciones con frecuencia, los agentes aseguran que hay una gran cantidad de oferta de propiedades y que, incluso, supera a la demanda, por lo que los compradores pueden elegir el precio más conveniente para sus inversiones.

 

El Diario de la República consultó con diferentes profesionales que ofician de intermediarios en el negocio de las casas, los departamentos y los terrenos, y en general coinciden en que en los últimos meses muchos dueños se han decidido a desprenderse de sus inmuebles.

 

Sin embargo, las razones que aducen son diferentes y varían tanto como la diversidad de realidades que existen en la ciudad.

 

Evelin Olguín, quien es martillera pública, sostuvo que uno de los factores que más influye es la renombrada y polémica Ley de Alquileres, que está vigente desde 2020 y que todavía espera una modificación, porque ha traído dolores de cabeza tanto a inquilinos como a propietarios.

 

"Muchos de los que habían invertido para construir para alquilar a modo de jubilación optan por poner a la venta, porque lo que reciben no les alcanza por la inflación o por los arreglos que tienen que realizar, entre otras cosas", señaló.

 

Además, dijo que no hay que olvidarse del contexto económico de crisis que vive Argentina, que obliga a muchas personas a tratar de hacerse de capital por la necesidad de contar con dinero líquido.

 

"Esto trae aparejado que haya una sobresaturación de propiedades. Como consecuencia, ante la incertidumbre del país y todo lo que pasa, los valores de venta han bajado muchísimo", expresó.

 

Tanto Olguín como sus colegas indicaron que hay muchos casos de sobrevaluación de los inmuebles, es decir que están ofertados a un monto mucho más alto del que realmente deberían costar.

 

Por un lado, esto se debe al incremento repentino de la moneda internacional por excelencia. "Lo que nos pasa a los martilleros es que tasamos a un determinado precio, pero cuando sube tanto el dólar, quedan demasiado altos los valores. Pero, además, a la hora de determinar un número no solo hay que tener en cuenta la parte técnica de la propiedad, es decir la antigüedad, la ubicación, los servicios y el estado, entre otras cosas, sino que tampoco podemos dejar de considerar el mercado, es decir cuánto está dispuesta a pagar la gente por esa casa en ese lugar", ejemplificó.

 

Martín Dezzutto, otro agente inmobiliario, agregó que cuando las cifras están tan infladas es porque generalmente los dueños acuden a empresas que no están habilitadas o que no cuentan con profesionales matriculados para hacer esa tarea. "Entonces cuando hacés la tasación correcta, suele ser un precio más bajo. En nuestro caso, se están concretando operaciones en valores similares, en un rango de 60 a 90 mil dólares en viviendas familiares que antes estaban entre 120 y 150 mil", remarcó.

 

Muchas viviendas llevaban varios años sin venderse justamente por este motivo, porque los precios eran demasiado elevados para el mercado villamercedino. "A esto hay que sumarle que hay dificultades para conseguir dólares, entonces hay operaciones que se hacen en pesos y se arreglan con un valor intermedio entre el de compra y el de venta del blue", añadió.

 

Nicolás Gil, quien es propietario de otra firma inmobiliaria que trabaja con la martillera Daniela Barbero, contó que en su caso las ventas se están concretando en montos que van desde los 40 a los 50 mil dólares, en el caso de las viviendas, y alrededor de los 2,5 y 3 millones de pesos cuando se trata de terrenos. "Hay gente que realmente está interesada en comprar y que sigue apostando al ladrillo como la inversión más segura. Cuando los valores de tasación se ajustan a la realidad, generalmente se pueden llevar a cabo las operaciones".

 

Pero más allá de la necesidad de contar con el dinero, señaló que hay otros factores que influyen entre los vendedores. "Hay de todo: hay gente que quiere renovarse, otros que lo hacen porque el inmueble es parte de una sucesión y hay varios casos de personas que se están yendo del país", remarcó.

 

Redacción/ALG

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo