SAN LUIS - Jueves 18 de Agosto de 2022

SAN LUIS - Jueves 18 de Agosto de 2022

EN VIVO

Orange is the new wine

Si pidiera una clasificación de los vinos según su color, la mayoría diría tres: blancos, tintos y rosados. Y la respuesta estaría incompleta, falta uno, que son los vinos naranjas o naranjos.

 

Los Orange Wines nada tienen que ver con los vinos naranjas del condado de Huelva en España, que tienen una denominación de origen, pero que involucra a vinos blancos aromatizados con un macerado de cáscaras de naranjas amargas y que además llevan una crianza mínima de dos años mediante el sistema de solera. 

 

En la elaboración del vino tenemos por un lado el mosto, que es el jugo de la uva, y por otro el hollejo u orujo, que es la parte sólida, principalmente la piel. Para hacer un vino tinto se debe hacer una maceración del mosto en el orujo para que se transmita el color. En el caso de los vinos blancos, la elaboración es sobre el mosto únicamente, las pieles de la uva deben tener el menor contacto posible con su jugo.
Un vino naranjo simplemente es un vino realizado a partir de uvas blancas que se han elaborado como un tinto, es decir, con maceración, con el contacto con las pieles.

 

El primer naranjo argentino nació en la cosecha 2011 elaborado con uvas torrontés y fue la creación del viticultor Matías Michelini con su ya icónico “Vía Revolucionaria Torrontés Brutal”. Tengo el gran honor de tener una botella de ese vino.
Pero estos vinos tienen muchos años de historia. Hay que remontarse a los inicios de la elaboración del vino, subirse a un DeLorean imaginario, fijar fecha en 6.000 a. C. y viajar a la región del Cáucaso, lo que sería hoy día la actual Georgia y Armenia. En ese entonces los hacedores de vinos locales elaboraban vinos de uvas blancas originarias de la región, posiblemente Rkatsiteli, Mtsvane y Chjaver, todos nombres de uvas.

 

Para eso tenían enterradas bajo tierra unas grandes tinajas de barro llamadas Qvevri y en ellas introducían los racimos completos para que maceren y fermenten, y de esa forma obtener el preciado vino. 

 

Pero… ¿qué tiene de particular un vino naranja? ¿Tiene gusto a naranjas? ¿Por qué se llaman Naranja?

 

Como está dicho, la elaboración de este estilo parte de generar una maceración entre las pieles de la uva con su jugo, en ese proceso se produce una transferencia de sustancias desde los hollejos que le aportan características particulares al producto final, se produce una vinificación oxidativa que da mayor extracción de color, aromas, sabores y mayor estructura tánica y fenólica. Debido a eso es que los vinos presentan una coloración que va desde las tonalidades naranjas hasta ocres, dependiendo de ese tiempo de contacto y la variedad de uva blanca utilizada. Además su paleta aromática es muy amplia, con aromas florales y frutales muy intensos. En boca se presentan con un cuerpo mayor que los vinos blancos, con gran acidez y estructura, lo que los hace muy gastronómicos, es decir que son ideales y con gran ductilidad para maridar alimentos. Matías cuenta que en 2011 él buscaba hacer un vino que combinara bien con las mollejas y ciertamente lo logró.

 

Este nuevo-viejo estilo de vinos está en boom y es muy requerido a nivel mundial, tanto por los consumidores que buscan probar cosas nuevas como por aquellos, un poco más snobs, que son seguidores de tendencias.

 

La ductilidad de la enología argentina, que no está aferrada a estrictas denominaciones de origen, le da la libertad a las bodegas y a los enólogos de jugar e innovar para regar las góndolas de las vinotecas con un abanico de estilos muy amplio para que nuestro paladar no se aburra y tenga cosas nuevas por descubrir.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...

Más Noticias