25°SAN LUIS - Domingo 27 de Noviembre de 2022

25°SAN LUIS - Domingo 27 de Noviembre de 2022

EN VIVO

Caso Ramos: una ex de Núñez lo complicó con su declaración

 Reconoció un morral que el hombre usaba y fue hallado en la escena del crimen; también su imagen en un video.

Por redacción
| 03 de octubre de 2022
Federico Núñez. El único acusado por el crimen sentado en el banquillo. Foto: El Diario.

Este lunes, Federico Núñez finalmente se sentó frente al tribunal que va a juzgarlo por el homicidio de la docente Mónica Ramos. Lo hizo como único imputado, con un pedido de pena a prisión perpetua por uno de los delitos más graves del Código Penal. A pesar de ello, en sus presentaciones del caso, la querella y la fiscal de Juicio solicitaron ampliar esa acusación e incluir figuras como el “femicidio” y la “alevosía”. La primera audiencia contó con ocho testigos, pero fue la última, una de las exparejas del imputado, quien lo complicó sumamente con su testimonio: dijo que él y la víctima se conocían; reconoció un morral que fue secuestrado en la escena del homicidio como una prenda que él usaba y, por último, aseguró que el hombre es quien aparece en filmaciones de seguridad que se tomaron frente a la casa de la docente horas antes del hecho.

 

“Sí, es él”, contestó Florencia Allende, expareja de Núñez y madre de uno de sus hijos, cuando la fiscal de Juicio 1 Virginia Palacios le exhibió una captura de un video de seguridad en la que el acusado merodea la cuadra en la que vivía Ramos, en Belgrano al 100.

 

Su declaración fue la última. Incluso el tribunal llamó a un cuarto intermedio para que la fueran a buscar, ya que la fiscalía no quería que aguardara en el pasillo junto a otros testigos.

 

La mujer, quien es maestra, recordó que Núñez y Ramos se conocieron durante una fiesta patronal en la iglesia Medalla Milagrosa, cuando aún estaba en pareja con el imputado. “Mi mamá nos presentó a Mónica en la parroquia. Federico estaba conmigo ese día”, relató, y dijo que tuvo un diálogo ameno con Ramos. “Recuerdo que me dijo que había elegido la mejor profesión. Le conté dónde trabajaba y ella me mencionó que era un jardín que está frente a su casa. Se puso a disposición y me dijo que la contacte para lo que sea”, refirió Allende, pero aclaró que nunca tuvo certezas dónde vivía Mónica.

 

También habló de la relación y separación de Núñez, con quien “vivía una vida de mentiras” y de violencia física y psicológica, por lo que al cuarto mes de gestación decidió cortar la relación. “Nos separamos un año antes del hecho y todo llegó a su fin cuando un día me pateó la panza. Llamé a mi familia y desde esa vez me volví a vivir con mis padres”.

 

"Sí, es él". El momento en el que Allende le confirma a Palacios que la persona en los videos es el padre de su hijo.

 

 

El morral

 

Uno de los elementos claves que llevaron a los investigadores a dar con Núñez fue un morral que presuntamente él mismo olvidó en la cochera de la vivienda de Ramos tras el crimen. El argumento de la defensa del acusado fue que a esa prenda se la habían robado en un asalto tiempo atrás, y que existe una denuncia que lo avala; pero Allende desmintió esa versión.

 

La mujer contó que un día Núñez volvió al departamento en el que convivían golpeado y dijo que lo habían agarrado entre cuatro hombres para robarle. “Fue un día que se dirigía a su trabajo. Si bien él estaba golpeado, lo raro fue que no le llevaron nada, porque regresó con el morral”. Ese detalle le hizo pensar que utilizó el pretexto de esa golpiza para “hacerse que lo habían lastimado en el dedo meñique” y que intervenga la Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART) de su empleo.

 

“Después del supuesto asalto fue con su hermano a realizar la denuncia y, al volver, lo escondió (al morral) en una caja, porque dijo que lo había denunciado como que se lo habían robado. Desde ese entonces empezó a usar una mochila mía”, aseguró. Palacios le pidió al tribunal exhibirle el morral secuestrado; Allende lo reconoció.

 

 

Faltaba dinero

 

Martín y Pamela Rodríguez, hijos de la víctima, fueron los primeros en declarar. Se mostraron angustiados, con bronca y dijeron que solo esperan justicia.

 

Ambos recordaron que dos mujeres trabajaban en la casa de su madre haciendo limpieza, que ella solía salir todos los días alrededor de las 7 de la mañana a trabajar y que regresaba entre las 20 y las 22, excepto los martes, que se iba de la casa después del mediodía.

 

“Ella era todo lo que tenía. No tengo más familia. Nos acompañábamos uno al otro, ella era mi ídola. Me ayudaba y me apoyaba en todo. Era una supermamá”, dijo Martín entre lágrimas.

 

Señaló que su madre siempre ahorró en moneda extranjera para poder viajar cada año a Francia a visitar a sus nietas, que además de cobrar “una muy buena jubilación” cobraba por unas capacitaciones que realizaba y además vendía carteras y trabajaba en un instituto.

 

Dijo que a sus ahorros los guardaba en su domicilio, seguramente en su vestidor. Al respecto mencionó que en la vivienda no hallaron dinero ni tampoco sus alhajas. También que su madre era devota de la Virgen de la Medalla Milagrosa y que participaba en la iglesia decorando el altar y haciendo donaciones.

 

Un cura de esa parroquia, de apellido Britos, le contó a su hermana que su madre conocía a Núñez de allí dado que él era novio de una joven que también asistía a la iglesia, Allende.

 

“Llevo 31 meses buscando e investigando para encontrar respuesta a todo esto. No hay manera de que le hayan querido hacer algo”, dijo.

 

A su turno, Pamela recordó que la casa estaba toda desordenada, quemada y que en el baño había mucha sangre. Al igual que Martín, aseguró que su mamá, al momento del hecho, tenía dinero en la vivienda y que hasta incluso tenía intenciones de comprarse un departamento en España.

 

 

 Redacción / NTV

 

Comentá vos tambien...