17°SAN LUIS - Domingo 19 de Mayo de 2024

17°SAN LUIS - Domingo 19 de Mayo de 2024

EN VIVO

La fe, un trampolín de "salvación" para el poggismo

La fe mueve montañas, dice el dicho popular. Y extensos son los cerros del inconformismo que el gobierno de Claudio Poggi debe paliar en apenas cuatro meses de gestión. Desde su asunción, se multiplicaron las medidas brutales en detrimento de la clase trabajadora y las acciones no son gratuitas. Crece sin frenos la imagen negativa del cordobés, en medio de una misión imposible: silenciar los focos insurrectos de tedio.

 

Para comprender. La “primavera” que le da el rol de cara nueva, ya se extinguió. La gente no come pescado podrido y las muecas que buscan culpabilidades y responsabilidades en la administración anterior, ya no resultan satisfactorias. Sucede que gobernar no es reducir el mando a un vericueto superficial. Ser oposición fue fácil para el poggismo en su momento, pero ya en la mesa de decisiones parece que lo elementar para encausar al pueblo, se le escapa como agua entre los dedos. Claramente gobernar es más difícil que subir contenido denunciador a las redes.

 

En medio de este escenario sádico, pocas acciones se advierten en busca de un mejor presente. La mayoría de las medidas ejecutadas son copias del Gobierno anterior. Después, da vueltas alguna que otra charla o capacitación en el marco de producción o emprendedurismo. Mucho ruido y pocas nueces. En los hechos, la realidad es que el hambre duele. Crece la pobreza sin freno. Alcanza con ver el creciente número de cartoneros. Nunca se vio un San Luis tan cacheteado por la indiferencia. Los salarios están licuados. Los planes olvidados. Los estatales abandonados a su suerte. El progreso, obstaculizado. Las obras públicas, paralizadas. Y frente al contexto, la bronca ya no da para más.

 

Poggi sabe muy bien que el clima social no es el mejor. Y quiere tapar a toda costa ese candor de indignación. Todo ojo que lea con detenimiento la coyuntura, puede advertir la clave sustantiva con la que quiere frenar la rabia de los excluidos: la salvación de la fe.

 

¿Qué tiene que ver la religiosidad en esto? Mucho. San Luis es una provincia tradicional por antonomasia. Y aunque los tiempos y los pensamientos evolucionan y se transforman, aún una buena porción de gente mantiene la herencia conservadora. Aún cuando muchos reniegan de los dogmas, los bautizados no buscan la apostasía, más bien conservan en sus corazones los valores aprendidos.

 

He aquí entonces una arista de interés para el poggismo. Miles de fieles, católicos y cristianos en sus diversas denominaciones, encuentran en sus líderes espirituales el halo de alivio ante el dolor. La opinión de los referentes de fe es clave, porque forma conciencia.

 

Al mismo tiempo, las religiones tienen un rol fundamental en los espacios de la ciudad que son olvidados, allí donde las personas llevan una vida mucho más apática que la que unos pocos privilegiados se pueden dar. Por eso llevarse bien con el cura y el pastor, es un negocio redondo. Apacienta a las ovejas.

 

Muestras de lo destacado, sobran. Por citar un ejemplo, se puede recurrir a la reciente entronización de la Virgen de Luján en el Hospital Central “Dr. Ramón Carrillo”. Poggi trata de guardar en la galería de imágenes del colectivo social, sus fotos con el obispo, Gabriel Barba. Olvida que por más sonrisa que pona en un escenario de santificación, la hipocresía no es llave al paraíso. Mientras le da la mano a la fe, con el codo golpea donde más le duele al propio pueblo que lo votó.

 

Difícil posición la de Barba, que debe caminar entre la denuncia del clamor humano y la cordialidad institucional que siempre se debe mantener.

 

De igual modo, opera un ansiado y empalagoso gesto de empatía con otras denominaciones cristianas de lo que comúnmente se conoce como evangelismo. Recientemente, en lo que se difundió como un “hecho histórico”, más de 50 pastores y federaciones se juntaron para firmar un acuerdo de “compromiso ante Dios, la sociedad y el gobierno”, de cooperación, asistencia y ayuda al más necesitado. La convocatoria se denominó “compromiso de La Toma”.

 

Quien quiera oír, que oiga.

 

Claramente la fe es el trampolín de salvación para Poggi. En gran parte, por la fe llegó al poder y por la fe quiere mantenerse. Llevarse bien con los que están más cerca de la deidad, le puede dar cierta tranquilidad ante la interminable tormenta de inconformismo. Y no es para menos, porque para enderezar lo que el mismo desvió, necesita un milagro.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Temas de nota:

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo