28°SAN LUIS - Lunes 26 de Febrero de 2024

28°SAN LUIS - Lunes 26 de Febrero de 2024

EN VIVO

Guadalupe Mediavilla y un viaje a la canción

En medio de un profundo proceso emocional por su regreso a Mercedes tras cuatro años, la artista graba un disco.

Por redacción
| 12 de febrero de 2024
El instrumento del momento. Las canciones que la villamercedina registró en la Casa de la Música, fueron compuestas hace varios años, cuando empezó a tocar el acordeón. Foto: gentileza.

Son días de intensa reacción emocional para Guadalupe Mediavilla, la artista villamercedina ya convertida en una habitante del mundo. Los primeros días del 2024 la encontraron en su ciudad natal luego de varios años entre México y el sur de Francia y de cuatro de no ver su familia completa, una situación que la sumió en un momento de alta sensibilidad.

Para continuar leyendo, ingresá a tu Suscripción
¿No tenes Suscripción? Elegí tu plan:

Son días de intensa reacción emocional para Guadalupe Mediavilla, la artista villamercedina ya convertida en una habitante del mundo. Los primeros días del 2024 la encontraron en su ciudad natal luego de varios años entre México y el sur de Francia y de cuatro de no ver su familia completa, una situación que la sumió en un momento de alta sensibilidad.

 

A eso se suma el estado actual en el que encontró el país. "Lupe" dice que vio una “Argentina muy revolucionada, muy movida, con muchos cambios abruptos, con gente muy desesperada por lo que intuye que se viene, porque ve venir pobreza y hambre”. En medio de todo eso, la compositora intenta terminar un disco.

 

Antes de llegar a Villa Mercedes, Mediavilla se comunicó con técnicos de la Casa de la Música con los que hace años empezó a grabar el disco para preguntarles si estaban dispuestos a terminarlo. “Como justo estaban en el cambio de gestión, me dieron tres días, que fueron de mucho trabajo”.

 

El registro que hizo la artista en los estudios locales fueron de las primeras canciones que compuso en el acordeón, el instrumento al que más tiempo le dedica en esta etapa de su vida. "Lupe" recordó que empezó a tocarlo cuando tenía 23 años y ahora, con 37, siente que está confiada para redondear aquellos temas.

 

“Fue un proceso largo, pero a mis tiempos internos ya los conozco”, agregó la cantante, quien ahora tiene que definir la masterización, la edición, el arte de tapa y todo lo relacionado con un álbum.

 

Afortunadamente para Mediavilla, mucha gente con la que ya trabajó en sus destinos mundiales se ofreció a colaborar, “algo que me ayuda a valorarme a mí misma, porque a veces una se olvida de eso”.

 

Para la mujer, la música es algo que surge de las vísceras y que puede transformarse en una medicina, un concepto que repite cada vez que puede. De allí que las canciones de "Lupe" transformen todos los dolores, las angustias, las emociones, “que pueden ser también de mucha felicidad y celebración”, aclaró.

 

El disco que prepara la villamercedina, entonces, está lleno de procesos profundos que incluyen, por ejemplo, el paso de la pandemia. “Después de eso —agregó— hice canciones alegres, canciones tristes, canciones que tienen que ver con un proceso personal que abarcó muchas cosas”.

 

Entre las muchas cosas a las que se refiere la música están su despedida de México —donde vivió de la música varios años—, su llegada a Francia —donde vivió en la zona rural de lo que sembraba junto a su compañero— y la incertidumbre por el futuro. También los inconvenientes que soportó en su paso por Europa como la sequía, las dificultades para hacer trámites, como conseguir la licencia de conducir y su trabajo como ayudante de cocina, empleada de limpieza de un hotel y “mamá canguro”, como llaman en la zona a quienes cuidan bebés.

 

Esas circunstancias hicieron que Guadalupe se alejara un poco de la música, aunque nunca dejó de dar recitales entre Francia y España, y mucho menos de sentarse a tocar en soledad cuando el tiempo se lo permitía. “Todo me llevó a preguntarme qué me convocaba de la música y concluí en que era toda una etapa de volver a mí, de observar y recordar la infancia. Es un proceso muy profundo de abrazar a la niña que fui, de recordar las cosas simples”.

 

Tal vez, las respuestas a esas preguntas surgidas en la campiña francesa estén en “Un viaje a la niñez”, la canción que "Lupe" subió a sus redes —sola con su guitarra— hace unos pocos días.

 

Son días de intensa reacción emocional para Guadalupe Mediavilla, la artista villamercedina ya convertida en una habitante del mundo. Los primeros días del 2024 la encontraron en su ciudad natal luego de varios años entre México y el sur de Francia y de cuatro de no ver su familia completa, una situación que la sumió en un momento de alta sensibilidad.

Para continuar leyendo, ingresá a tu Suscripción
¿No tenes Suscripción? Elegí tu plan:

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo