SAN LUIS - Sabado 18 de Mayo de 2024

SAN LUIS - Sabado 18 de Mayo de 2024

EN VIVO

Trabajo remoto: una modalidad que se impone

Comenzó a implementarse antes de la pandemia, pero el aislamiento lo agudizó y hoy ya es una de las formas elegidas por varias empresas. Las profesiones relacionadas a la computación son las predilectas.

Por redacción
| 26 de marzo de 2023
La comodidad de trabajar desde casa. Marcelo Ojeda armó en su vivienda su oficina. Desde 2015 comenzó a realizar trabajos para el exterior y afirma que los salarios son muy buenos. Foto: Gentileza.

La emergencia sanitaria que generó la COVID-19 obligó a que cientos de empresas tuvieran que replantearse las formas y modalidades de trabajo. Si bien el home office en algunos países ya era algo implementado, el aislamiento preventivo, social y obligatorio aceleró el proceso en Argentina. San Luis no fue una excepción. Para conocer el panorama, El Diario de la República consultó con distintos referentes laborales y universitarios. Todos coincidieron en el auge.

 

“Me desempeño en la industria del software desde 2014 aproximadamente. Trabajé hasta 2018 en la modalidad oficina, a partir de ese momento decidí cambiar. Cuando todavía era una tendencia bastante suave, no como ahora, dejé mi trabajo de oficina y me propuse encontrar uno remoto; me llevó un tiempo hasta que pude hacerlo”, contó Gonzalo Gil, un joven de 31 años de La Toma, que actualmente vive en Rosario.

 

Gonzalo estudió Desarrollo de Software en la Universidad de la Punta (ULP). Tal como lo detalló, desde que recibió su título comenzó a desempeñarse laboralmente en un escenario que lo agotó, sobre todo porque debía movilizarse muchos kilómetros para llegar a la sucursal de la empresa. Así como él, cada vez más puntanas y puntanos se deciden por esta tipología, sobre todo porque les permite administrar sus tiempos y a la vez elegir los espacios para realizar sus tareas. Toda una revolución en el mundo laboral.

 

Las profesiones relacionadas a la computación, la informática y la programación son las que más se destacan en este tipo de metodologías. Aunque otras especialidades también pueden llevarse a cabo de esta forma. El caso de Verónica Petrino es un ejemplo. Ella es contadora y trabaja desde San Luis para una empresa radicada en Buenos Aires.

 

“Con la llegada de la pandemia, obligatoriamente fuimos a un esquema de trabajo remoto; el inicio del home office empezó ahí para mí. A finales de 2021 se empezó a regresar, o sea, se volvió a abrir la oficina con todos protocolos de seguridad y demás, pero era una cuestión optativa. En marzo del año pasado, tomé la decisión de volver a vivir a San Luis y me cambiaron el contrato de trabajo por uno 100% remoto, entonces actualmente trabajo desde mi casa”, comentó.

 

Como todas las formas laborales, el home office tiene sus pros y sus contras; aunque la mayoría de los que se ganan la vida bajo esta modalidad la prefieren frente a la presencial. “Para llevar esa forma de vida, de trabajo remoto, es esencial organizarse con los horarios porque de lo contrario es muy difícil cortar y uno termina perdiendo también la vida personal, porque es como que con la virtualidad empezó ese riesgo de estar todo el tiempo con una computadora”, subrayó Verónica.

 

“Esto me ha permitido cambiar de residencia varias veces. Tuvo mucho que ver la facilidad que te da decir: ‘Me voy a vivir, voy a probar un año y si me gusta me quedo’. Y claro, no dependés de un lugar físico para ir a trabajar. Además, si uno quisiera podría cambiar de trabajo todos los meses”, indicó Gonzalo.

 

Los interesados en trabajar con esta modalidad buscan postularse y competir por los puestos a través de distintos sitios en internet como Linkedin, freelancer.com, upwork.com, artstation.com, entre otros. 

Marcelo Ojeda es otro de los tantos que optó por el trabajo remoto. En su caso es freelancer (se desempeña de forma independiente, ofreciendo servicios a empresas de forma autónoma).

 

“En 2015, más o menos, comienzo a trabajar con una empresa de Estados Unidos que es una agencia. En el exterior estaba como más aceitada la cuestión del trabajo remoto, acá era más cara a cara, hasta la pandemia. Trabajaba por hora. Había entregas que eran en el día y otras cada dos días o más. Hasta la fecha sigo trabajando con ellos”, expresó.

 

Además de esto, Ojeda trabajaba de forma presencial en El Diario de La República y realizaba otras tareas en distintos espacios. “A los empleos remotos los conseguí por medio de freelance.com, que fue uno de los primeros sitios que permitió ganar concesiones, postularse a distintas ofertas de trabajo. Empezás postulándote a un trabajo y después ya te empiezan a llamar”, agregó.

 

Para diferenciar lo laboral y la vida cotidiana, los freelancers y los trabajadores remotos arman sus propias oficinas en sus hogares. La decoración queda a gusto de la persona y muchos destinan gran parte de su salario a la compra de equipamientos, por lo que suelen tener más de un monitor y hasta más de una computadora. Algunas empresas que ofrecen la modalidad home office, les entregan herramientas para que el empleo sea más ameno.

 

“Después de trabajar en Mercado Libre renuncié y entré a una empresa que no tenía oficina acá. Entonces mi trabajo se tornó 100% remoto hasta el día de hoy. Mi tipo de trabajo actualmente me dice que es híbrido, pero bueno, yo vivo en San Luis. Lo que más me entusiasmó de esta empresa es justamente que trabajo con personas que están en otros lugares del mundo. Por ejemplo, mi jefe está en Perú y tengo compañeros que están en Venezuela, otros que están en Buenos Aires y a la vez, compañeros que están en la India”, precisó Daniela.

 

La gente rinde igual, incluso creo que hay quienes rinden mejor en su casa que en una oficina (Daniela Fernández- programadora home office)

En todos los casos que fueron consultados, enfatizaron que es más conveniente trabajar para una firma del exterior que para una del país. Los motivos fueron varios, pero el que más resaltó fue el tema económico: si se desempeñan para el extranjero, ganan en dólares. 

 

“En Argentina, a los principiantes los capacitan, los usan, y en el momento en que ese recurso se convierte en un recurso más experto, que se levanta su seniority (antigüedad), es absorbido por una empresa extranjera, entonces es muy difícil de competir. Corren en desventaja. Los mejores sueldos son en el área de informática”, indicó Francisco.

 

Su hogar. Daniela Fernández vive y trabaja en su casa de Juana Koslay. 

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo