31°SAN LUIS - Martes 06 de Diciembre de 2022

31°SAN LUIS - Martes 06 de Diciembre de 2022

EN VIVO

A la cárcel por abusar y embarazar a su hijastra

La víctima denunció a su padrastro en 2020, luego de confiarle a su pareja sobre los abusos que sufrió.

Por redacción
| 28 de septiembre de 2022
Traslado. R.D.Y. (43) quedó alojado en el Servicio Penitenciario Provincial. Foto: UROP 1

Casi nueve años le llevó a R.E.M. tomar coraje y confiarle a su pareja que los estados de angustia que vivía de manera diaria se debían a los ultrajes a los que había sido sometida desde los 11 hasta aproximadamente los 15 años por R.D.Y., su padrastro. Fruto de los abusos, la víctima tuvo una hija, quien actualmente tiene 9 años. El juez de Garantías 2, Ariel Parrillis, tras lograr recabar diversas pruebas de convicción contra el acusado, lo procesó por “Abuso sexual con acceso carnal seguido de amenazas y violación de domicilio” y le dictó prisión preventiva.

 

El 22 de abril de 2020, cuando R.E.M. tenía 23 años, le confió a su compañero sobre lo que le sucedía y le dijo que sospechaba que su padrastro, quien tiene 43 años, era el padre de su hija, por lo que decidió denunciarlo. Expuso que los abusos sucedían en el domicilio en el que vivía junto a su mamá, a su hermana y al acusado. Dijo que él aprovechaba el horario de la mañana, entre las 7 y las 13, cuando su madre se iba a trabajar, y que tras cada sometimiento la amenazaba diciéndole que si contaba algo él iba a matarlas a las tres.

 

El temor que la víctima cargó durante todos esos años se acrecentó cada vez más, dado que veía a diario cómo el hombre muchas veces llegaba alcoholizado y golpeaba a su mamá. Tras la denuncia, el 20 de agosto del año pasado el magistrado ordenó cotejar los ADN de la hija de la víctima y del acusado. Ese estudio fue realizado en Laboratorios Puntanos y arrojó que existe un vínculo biológico paterno entre el hombre y la niña, con una probabilidad de paternidad superior al 99,99 por ciento.

 

Tras tomar declaración a la pareja de la víctima, a una de sus tías y a su madre, a principios de marzo de este año, Parrillis indagó a R.D.Y., pero este optó por guardar silencio.

 

El lunes cerca del mediodía, una comisión de investigadores de la Unidad Regional de Orden Público (UROP) 1 viajó hasta la localidad donde reside el acusado y lo detuvo. Colaboraron en el procedimiento agentes de la UROP 5 y de la comisaría local. 

 

En su denuncia, la joven expuso que su madre formó pareja con R.D.Y. cuando ella tenía 6 años. Dijo que los abusos cesaron cuando nació su bebé, pero que su padrastro nunca dejó de acosarla, que lo hacía de manera constante y que la perseguía por lugares públicos a los que ella asistía con sus amigos o su novio.

 

Mencionó que en el domicilio de su madre, cuando salía de bañarse, él la espiaba por la ventana. Incluso contó que una noche, mientras dormía en la vivienda en la que actualmente reside con su pareja y su hija, en medio de la madrugada se despertaron porque escucharon ronquidos. Al levantarse para ver de dónde provenían esos sonidos se encontraron con que su padrastro había ingresado a la casa y se había acostado a dormir en el piso, al lado de su cama.

 

Su pareja declaró que varias veces sospechó que el hombre los espiaba por la ventana porque en el patio solía ver pisadas de borcegos, calzado característico que usaba a diario R.D.Y.

 

Redacción/MGE

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...