30°SAN LUIS - Sabado 26 de Noviembre de 2022

30°SAN LUIS - Sabado 26 de Noviembre de 2022

EN VIVO

Condenaron a un policía por abusar de una colega

El imputado, quien era subcomisario, recibió una pena de un año de cárcel en suspenso. La víctima era subalterna.

Por redacción
| 26 de septiembre de 2022
Audiencia. Bravo (derecha) escucha a Arce mientras declara ante De Viana. Foto: Martín Gómez.

El abuso que sufrió por parte de su superior en septiembre de 2016 fue el final de una serie de conductas inapropiadas que sufría desde hace tiempo y que nunca denunció. Pero que haya intentado besarla y manosearla por la fuerza fue demasiado y, a pesar de que él se jactaba de tener contactos que, decía, podían asegurarle impunidad, ella decidió no callar más. A seis años de esa denuncia, este lunes, un tribunal unipersonal condenó al subcomisario José Alberto Bravo a un año de prisión en suspenso por el delito de “Abuso sexual simple agravado” en perjuicio de una oficial principal que tenía a cargo.

 

El hecho ocurrió el 6 de septiembre de 2016 al mediodía, en el entonces Destacamento 44º de la Ediro, hoy Subcomisaría 1ª. Bravo era el segundo jefe de la seccional, el comisario Juan Azcurra el jefe y la denunciante, de apellido Arce, se desempeñaba como jefa de servicio en una de las guardias.

 

Según contaron la víctima y otras dos compañeras policías que trabajaban con ella, quienes ayer pasaron por el estrado, Bravo no tenía el trato habitual que cualquier otro superior de la Fuerza tendría. Las besaba y abrazaba fuerte al llegar, era jocoso y constantemente hacía comentarios y preguntas de índole sexual, principalmente a Arce, quien fue la primera en declarar en el inicio del debate.

 

Todas coincidieron en que la oficina tenía un espacio reducido y que prácticamente trabajaban pegados uno al otro. También que era habitual que los jefes se retiraran al mediodía y volvieran por la tarde, y que los dos efectivos que quedaban se turnaran para ir a almorzar a sus hogares, en un lapso de dos horas. El día en cuestión, Bravo, Azcurra y la oficial principal Sandra Irusta se retiraron juntos pasadas las 12 y Arce quedó sola.

 

Fue entonces, relató, que el subcomisario regresó al destacamento, le tomó la cara con ambas manos, la empujó hacia un armario e intentó propasarse con ella, situación que terminó en un manoseo.

 

Pero el defensor oficial Esteban Sala, quien asistió al imputado, sostuvo como teoría que el hecho no existió y que en realidad Arce denunció a Bravo descontenta porque no habían querido darle un día libre para ir al cumpleaños de su hermano. También dijo que la oficial principal tenía cierta animosidad porque su jefe pertenece a una camada de la Policía que no hizo la actual carrera policial de tres años y le molestaba que tuviera una jerarquía y rango alto.

 

En sus alegatos, el fiscal de Cámara Fernando Rodríguez y Diego Quevedo, abogado de Arce, sostuvieron que el hecho quedó probado y el primero solicitó 3 años de prisión efectiva; Sala, por su parte, insistió en lo contrario y pidió que lo absolvieran por el beneficio de la duda o, en todo caso, que le sacaran el agravante al delito de abuso.

 

Casi como un fallo salomónico, el juez Fernando de Viana no lo absolvió, pero tampoco lo envió a prisión.

 

Comentá vos tambien...