SAN LUIS - Jueves 18 de Agosto de 2022

SAN LUIS - Jueves 18 de Agosto de 2022

EN VIVO

Una renovación en el espíritu

La llegada del obispo Gabriel Barba se ha caracterizado por diversas acciones, todas ellas ancladas en un cuidado especial de la eclesiología. En ese escenario, la apertura hacia la Renovación Carismática Católica ha sido un puente que comunicó con decenas de fieles de la provincia; los hizo partícipes de espacios de gran importancia. Solo por citar un ejemplo, en septiembre de 2021 se realizó por primera vez una misa organizada por este movimiento en la iglesia Catedral. Desde entonces, ha conformado una agenda clave en el templo mayor.

 

Sin embargo, lo que para cualquier corazón cristiano debería implicar un símbolo de esperanza, generó innumerables críticas, rechazos y cuestionamientos. En términos metafóricos, la espada de la palabra punzó a una corriente que la misma Iglesia ha proclamado como propia. Hubo comentarios despectivos por la presencia de guitarras, alabanzas y oraciones en lenguas, entre otros carismas. Las raíces pentecostales de la Renovación son una constante fuente de comentarios en contra.

 

En lo personal, nunca formé parte de la corriente. Conocí la Renovación en pandemia. Los predicadores Gabriel Rinaudo y Pablo Collazo concretaron innumerables transmisiones en vivo de encuentros de oración y sanación. En sus prédicas vi inspiración, amor, solidaridad, compañía, compasión, empatía. Con el tiempo, participé en una de las misas que se concretaron en la Catedral. Escuchar las guitarras, ver las sonrisas de los fieles por la alegría de saberse hijos de Dios, escuchar los aplausos y las alabanzas, sin dudas, fue un choque frente al tradicionalismo con el que estuve más familiarizado. Sin embargo, un fuego inexplicable recorrió mi interior. No puedo describirlo con palabras. En toda la celebración sentí paz, una tranquilidad de la que necesitaba embeberme desde hacía tanto tiempo. Me nacieron lágrimas de una manera inexplicable. Cada instante del encuentro se volvió un misterio. Puedo decir que por primera vez había sentido la presencia de Dios de una manera tan explícita.

 

Recuerdo un detalle que caló mis sentimientos. En medio de las oraciones, una mujer se acercó a un hombre que pedía monedas en la puerta. Por lo general, la gente ignora a estas personas, forman parte de un paisaje invisible. Asimismo, lo hizo partícipe de la ceremonia, le dijo unas palabras al oído y se fundieron en un abrazo infinito. No solo ellos exponían brotes de agua en los ojos, todos los que vimos ese instante lloramos. Si eso me generó una misa, ¿qué podría haber de cuestionable?

 

Ahí entendí que lamentablemente muchos cristianos, me incluyo, nos ocupamos de denunciar o rechazar los pecados que van de la cintura para abajo. Pero cuán lejos estamos a veces de las cosas más simples y profundas que indican los principios morales, no solo de la fe, sino de cualquier conciencia que tienda a hacer el bien.

 

El obispo ha manifestado en algunas oportunidades que la Renovación ha ayudado a mucha gente en el proceso de sanación interior. En la provincia hay personas que viven la fe desde este lugar y ahora tienen su espacio, al igual que el resto de las expresiones de la Iglesia.

 

Hay muchos caminos para llegar a Dios; no somos nadie para cuestionarlos. Es entendible que a muchos les cause intriga, ya que los carismas que expresa el movimiento, como el don de lenguas, por ejemplo, son ante todo un verdadero enigma. El sacerdote y exorcista José Antonio Fortea supo decir que el hecho de que estas cuestiones no sean comprendidas forma parte de la cruz que la Renovación tiene que cargar por ser instrumento de Dios.

 

Hay mucho que aprender aún. Habría que permitirse ser renovados en el espíritu.

 

Comentá vos tambien...

Más Noticias