24°SAN LUIS - Martes 06 de Diciembre de 2022

24°SAN LUIS - Martes 06 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Más de 40 mil hectáreas fueron afectadas por incendios forestales

La Secretaría de Ambiente provincial realizó el relevamiento. Las localidades que más sufrieron el impacto son Buena Esperanza, El Trapiche, Lafinur y el paraje Las Palomas.

Por redacción
| 02 de agosto de 2022
El fuego arrasa con todo. Foto: ANSL.

Más de 40 mil hectáreas en la provincia fueron afectadas por los incendios forestales en lo que va del año 2022, según lo calculado por la Secretaría de Ambiente a partir de recorridos por las zonas quemadas y a través del análisis de imágenes satelitales. Buena Esperanza, El Trapiche, Lafinur y el paraje Las Palomas fueron las localidades que más sufrieron el impacto.

 

Desde la Secretaría de Ambiente indicaron que el total de hectáreas afectadas en la provincia en lo que va del año supera las 42.000, de las cuales unas 15.000 corresponden a los incendios reportados a principio de año en Buena Esperanza; 4.500 se quemaron en El Trapiche; en el caso del paraje Las Palomas, el fuego arrasó con 3.500 hectáreas, y en el incendio de interfaz en Carpintería se vieron afectadas 150 hectáreas. La restante superficie afectada se encuentra entre diferentes localidades de los departamentos Pringles, Pedernera, Junín y Chacabuco.

 

Asimismo, comunicaron que realizan permanentes relevamientos para informar las dimensiones del siniestro y para estimar cuál es el impacto ambiental causado por el fuego, con la responsabilidad de realizar acciones de prevención de incendios y restauración de las zonas afectadas, ya que luego de un incendio forestal, al perderse la vegetación, el suelo queda desprotegido facilitando el inicio de procesos erosivos relacionados con la acción del viento y del agua, se altera la captación de agua, generando pérdidas de materia orgánica, cambiando la acidez de los ríos, lagos e impidiendo el desarrollo de la actividad ganadera.

 

En tanto, la pérdida en la flora afecta a las especies animales, debido a que si sobreviven, pierden la posibilidad de refugiarse o nidificar en lugares óptimos. Esta situación lleva a un desbalance en el sistema predador-presa, ya que los primeros tienen mayores posibilidades de ubicar rápidamente a los segundos.

 

 

 

 

Desde la Secretaría de Ambiente recordaron que la temporada alta de riesgos ígneos en la provincia comienza en el mes de julio y se extiende hasta noviembre, y remarcaron que “la lucha contra el fuego es una responsabilidad social que nos convoca a todos y todas”.

 

En caso de observar un incendio, pueden comunicarse con San Luis Solidario (103), Bomberos (100) y Policía (911).

 

Fuente: ANSL/SD.

 

Comentá vos tambien...