29°SAN LUIS - Viernes 27 de Enero de 2023

29°SAN LUIS - Viernes 27 de Enero de 2023

EN VIVO

En dos meses, subieron hasta el 50% los anteojos recetados

Referentes del sector aseguran que hubo un impacto en las ventas. Varios clientes reciclan los marcos.

Por redacción
| 15 de agosto de 2022
Una necesidad, un lujo. Es complicado acceder a la compra de lentes sin financiación o líneas de crédito. Foto: Inés Cobarrubia.

El flagelo inflacionario impacta en todos los sectores y la salud visual no es ajena. Si bien el acceso a lentes recetados siempre implicó una inversión considerable (por todos los procesos y parámetros de calidad), actualmente se ha visto atravesada por aumentos y dificultades de importación. En el sector aseguran que en los últimos 60 días los valores treparon hasta un 50%.

 

“Hay cosas que son nacionales pero los insumos son importados. Lo mismo ocurre con las máquinas que utilizamos o el mantenimiento de diferentes cuestiones que hacen al precio final. Hay muchísimos distribuidores que tienen mercadería netamente importada. Todo está de la mano de la inflación y la importación”, señaló el óptico técnico y contactólogo Pablo Facchin.

 

Para conocer el escenario en la capital, El Diario de la República concretó un recorrido por diferentes locales. La mayoría de los comerciantes consultados coincidió con el panorama. Incluso remarcaron que hay limitaciones de oferta con algunas marcas: hay stock, pero no hay posibilidad de continuar con la adquisición de mercadería importada. “Hay anteojos, cristales todavía tenemos, pero no contamos con el abanico de antes”, apuntó Facchin.

 

A la gente se le complica cada vez más la posibilidad de comprar este tipo de artículos. “Uso lentes con una graduación de 0,75 aproximadamente. Estos que tengo puestos me costaron $27 mil, los compré hace 4 meses. Si no fuese por la posibilidad de financiarlo con la tarjeta, se me hubiese hecho imposible tenerlos”, comentó Martín Lucero, un vecino que miraba vidrieras del centro puntano.

 

 

Si no fuese por la posibilidad de financiar los anteojos con la tarjeta, se me hacía imposible tenerlos. Martín Lucero

 

“A mí se me rayaron con el uso. Los tengo desde el año pasado y solo el marco me costó $18 mil. Ahora quería ver si me hacía unos nuevos y me dijeron que un estilo similar al que tengo cuesta unos $40 mil. Es difícil pagarlos. Optaré por renovar los cristales”, indicó Dora Morelli, vecina de la ciudad.

 

Humberto Castro tiene una óptica en el microcentro de la ciudad de San Luis. Señaló que los productos de laboratorio que utiliza para su trabajo subieron entre un 30% y un 40%, y afirmó que los proveedores de Buenos Aires ya no vienen, porque no logran sostener los gastos. Directamente envían documentos PDF con los artículos en venta. Subrayó que la cuestión de la disparada en la cotización del dólar fue crucial, especialmente el mes pasado, cuando las listas de precios eran totalmente inestables: vendían un cristal en $6 mil y en realidad costaba $8 mil, por ejemplo.

 

“Yo no tengo empleados, me manejo solo y lo que pago por el local es más bajo que lo que tienen que invertir otros. Pero muchos colegas están preocupados por sostener los alquileres y los empleados. El consumo bajó un 50 por ciento. Es algo que más allá de los porcentajes, nos pasa a todos. Nos mantenemos en contacto y sabemos que se complica, la gente busca precios. En lo personal, a los clientes les ayudo a salvar lo que no pueden comprar. Un marco sale un promedio de $20 mil en adelante. Una persona que gane $50 mil por mes no puede acceder si no es por financiación, entonces muchos reciclan los marcos”, describió.

 

Si bien en el mercado ilegal se pueden conseguir anteojos de entre $500 y $1.000, lo cierto es que el servicio de las ópticas es el único que está autorizado. De hecho, accionan bajo normativas del Ministerio de Salud.

 

“Antes había gente que se hacía el anteojo nuevo y dejaba el existente como auxiliar. Ahora no hacen eso. Incluso hay algunos que a lo mejor usaban un antirreflejo, un fotocromático, un multifocal y ahora reducen esas características para tener la salud visual que necesitan”, indicó Facchin.

 

 

Precios

 

Calcular el valor de un anteojo recetado es una tarea compleja e inexacta, especialmente para referenciar un parámetro. Sucede que los montos dependen de la necesidad del cliente, las calidades, las graduaciones y las protecciones, entre otros factores. Asimismo, se puede observar que un lente de lectura puede partir en $7 mil.

 

Sin embargo, a medida que se anexan especificaciones o se toma en cuenta la posibilidad de aplicar diferentes armazones, se puede hablar de una inversión que puede ir entre $50 mil y $60 mil.

 

La brecha es muy variable. Puede ocurrir que, según las recetas, con $20 mil se consigan dos anteojos (uno para ver de lejos y otro de cerca, por ejemplo). Un bifocal podría oscilar los $25 mil. Un armazón para lectura básico con protección ultravioleta u otro tipo de característica puede pasar de $7 mil a $15 mil.

 

Los precios no son exactos y son totalmente diversos según las necesidades, marcas y locales.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementeos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...