11°SAN LUIS - Jueves 30 de Junio de 2022

11°SAN LUIS - Jueves 30 de Junio de 2022

EN VIVO

Laverne Cox, Johnny Depp y la noticia transcapital

En medio del bombardeo informativo-comercial, dos noticias arteramente crean una realidad que es ajena (como “las vaquitas”) y que influye en la sociedad casi toda.

 

Por un lado, el impacto machista del festejo, por algunos sectores sociales, del triunfo legal de Johnny Depp sobre su exmujer, Amber Heard. La otra noticia es acerca del lanzamiento al mercado de juguetes de la nueva Barbie trans. Es la nueva apuesta del sistema capitalista, a través de un férreo defensor: la cadena de juguetes Mattel, fabricante y titular de sus derechos de comercialización de marcas como Barbie, Disney Cars, Enchantimals, Fisher-Price, Imaginext y Jurassic World.

 

La nueva Barbie está inspirada en la actriz/modelo trans de "Orange is the new black" y es parte de la llamada Tribute Collection de la empresa Mattel, promocionada por la actriz Laverne Cox, de la serie mencionada. Para lanzar al mercado el juguete, se publicita como la nueva Barbie trans, en relación a la opción de género de Cox.

 

La lógica de mercado se redefine a sí misma. Engulle, consume, digiere, asimila y expulsa. Ya no excluyendo, sino como parte de sí mismo: aquello que resultaba extraño ahora es parte de sí. Tal como explica ByungChul Han es su libro “La agonía del eros”.

 

Pese al festejo del poder centralizado, el modelo de publicación de estas informaciones viene a convalidar el patriarcado en el sistema, donde las verdaderas víctimas padecen el destrato, la injusticia, la desidia y la frontera que establece el propio poder adquisitivo; para la compra de un juguete o la contratación de un grupo de abogados y publicistas, por ejemplo.

 

Es importante que la sentencia del juicio dictaminó a ambos, Depp y Heard, como culpables. Ambos deben indemnizar al otro, ella más y él menos. En el orden jurídico no hay porcentajes de culpabilidad o inocencia. En ambos casos se es al cien por cien. La carga monetaria está relacionada con las pruebas de la presunta estafa y no con el grado/cuantía de culpabilidad.

 

El juicio fue seguido durante más de 30 días en vivo por millones de televidentes, ante el avance del poder de mercado presentado como fiesta de inauguración (toda fiesta es paga), una diferencia con las mujeres que muchas veces ni en las comisarías las reciben.

 

Por su parte, la empresa de juguetes, que adoctrina al mercado y sus usuarios desde la década del ‘60 con Barbie, es recordada por la campaña publicitaria en español, dentro de Estados Unidos, dirigida a madres latinas. El eslogan de esa campaña era "Toy feliz", que juega con la frase "estoy feliz" y la palabra inglesa para juguetes, toy.

 

Ante este avance pueril y publicitario, de deglución ideológica de los derechos reales, hay que enjuagarse la boca con la copa de lo mejor y brindar con el filósofo Jacques Derrida, en sus “Conversaciones”, un libro de 1986 todavía vigente, en el que establece el gravitación del discurso deconstructivista como necesario ante el vacío comunicativo de la prédica del eslogan o texto publicitario que se expresa como noticia.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...