22°SAN LUIS - Miércoles 29 de Junio de 2022

22°SAN LUIS - Miércoles 29 de Junio de 2022

EN VIVO

Juzgan a un hombre acusado de abusar de un niño de 6 años

 Le imputan el delito de abuso sexual gravemente ultrajante y enfrenta una condena a 9 años de cárcel. El hecho ocurrió en un galpón en Potrero de los Funes, en 2016.

Por redacción
| 16 de mayo de 2022
Está previsto que este martes se produzcan los alegatos y luego se conozca el veredicto. Foto: Martín Gómez.

“Es terrible esto. Destruyó a mi familia. Él era un chico alegre”, dijo, en llanto, una mujer que en 2016 denunció que su hijo, de entonces 6 años, fue abusado sexualmente por un vecino en Potrero de los Funes. Este lunes, el acusado se sentó frente al tribunal de jueces de la Sala de Debates 1 para responder por esa acusación en un juicio oral. Enfrenta un pedido de pena a 9 años de cárcel.

 

El debate se realiza bajo las normas del nuevo Código Procesal Penal, por lo que el fiscal de juicio, Fernando Rodríguez, y el abogado defensor, Cándido Assat, debieron hacer cada uno su presentación del caso.

 

El primero hizo una reconstrucción del hecho, que ocurrió el martes 16 de marzo de 2016 cerca del mediodía, en un galpón donde el imputado hacía labores. La víctima y su familia vivían en una casa contigua a ese espacio, que alquilaban, todo propiedad del padre del acusado.

 

Ese día la mamá del nene debió trabajar doble turno y el chico quedó al cuidado de una hermana adolescente. Cerca de ellos vivía un hermano mayor de ambos con su hijo, que el día del hecho se lastimó y motivó que la joven fuera a comprar gasas a una farmacia.

 

Cuando regresó y vio que su hermanito ya no jugaba con su sobrino, comenzó a buscarlo hasta verlo salir del galpón por una puerta, asustado, según declaró en Cámara Gesell, una pericia que exhibieron este lunes. También contó que, tras el chico, el acusado, que tiene 44 años, salió subiéndose la bragueta o abrochándose la campera, no lo recordó, aunque sí dijo haberlo increpado: “Más vale que no le hayas hecho nada”.

 

A pesar de que ella lo interpeló, el niño no pudo contar nada hasta dos días después, cuando terminó confesándole lo que su vecino le había hecho. Ese mismo día la madre hizo la denuncia en la Comisaría de Potrero.

 

En la audiencia de este lunes también exhibieron la Cámara Gesell del pequeño, que relató el ultraje. Su madre, que ya había testificado y observaba el resto del proceso, no soportó; rompió en llanto e insultó al acusado, por lo que tuvo que abandonar la sala.

 

Ella fue la primera en declarar. Le siguieron una psicóloga policial que contuvo a la madre al momento del hecho pero que no vio al niño; el médico forense Luis Lucero Arienti, quien no halló en el examen general ni en el genital al pequeño ningún tipo de lesiones recientes; y el psiquiatra del Poder Judicial Franco Mastronardi, que le hizo una pericia psicológica y psiquiátrica al imputado en 2018.

 

Él describió al hombre como una persona con retraso madurativo leve, con escaso poder de planificación a largo plazo, poca escolarización y con dificultad para afrontar situaciones complejas. No obstante, dijo que es una persona capaz de diferenciar lo que está bien y mal, y que al momento del estudio podía comprender perfectamente la criminalidad de sus actos, aunque los niega.

 

Assat le preguntó si esa condición de retraso podía ser percibida por la gente que lo rodeaba y si, en su opinión o en base a algún estudio, podía decir cómo trata la sociedad a esas personas.

 

Eso, quizás, fue en afán de reforzar la teoría que hizo en su presentación del caso. “Vamos a hacer hincapié en demostrar que el señor C.J.M. tiene retraso madurativo y que en este caso se configura la vieja caracterización del Jorobado de Notre Dame, de aquel señalado como ‘el diferente’, ‘el peligroso’. Donde hay un contexto de discriminación y prejuicio muy notoria”, argumentó.

 

También dijo que apuntará a remarcar la falsedad de 4 testimonios y que la interpretación de la Cámara Gesell fue forzada, además de incurrir en un error de procedimiento y protocolo.

 

Assat también criticó que en los seis años que duró la investigación hubo una intervención extrema del Ejecutivo provincial a través de la Secretaría de la Mujer y Diversidad, y que la requisitoria fiscal fue una mera copia de documentos anteriores con apenas tres agregados.

 

El debate continuará este martes a las 9:30 con posibilidad de alegatos y veredicto.

 

Redacción / NTV

 

Comentá vos tambien...