28°SAN LUIS - Sabado 03 de Diciembre de 2022

28°SAN LUIS - Sabado 03 de Diciembre de 2022

EN VIVO

La falta de gasoil ya impacta en las estaciones de servicio

Aseguran que las petroleras limitan la provisión debido a que quieren actualizar los precios.

Por redacción
| 29 de marzo de 2022
Además del alto precio, ahora cargar diésel es todo un problema. Temen que todo empeore. Foto: El Diario.

Paciencia y temor. Esas son las dos sensaciones que invaden actualmente a aquellos puntanos que tienen su auto o camioneta a gasoil. Y ni hablar si ese consumidor es propietario de un camión o productor rural. La nueva pesadilla que ahora azota al país en torno a los combustibles, no solo es su alto costo, sino que el desabastecimiento de diésel ya impacta en las estaciones de servicio de toda la región. No solo hay topes de carga para los clientes, sino también en la provisión a las expendedoras.

 

Por estos días, aunque reclamen por más litros en sus tanques, las distribuidoras de todas las marcas se niegan a aumentar o normalizar la provisión. Eso, sumado a que los productores agropecuarios están comenzando su período de cosecha, complica la situación. El difícil panorama fue confirmado ayer por el titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de San Luis, José Gianello, en diálogo con El Diario de la República.

 

"Este problema comenzó poco a poco allá por diciembre. Desde ese momento comenzamos con los problemas de abastecimiento. Actualmente se siente mucho y estoy seguro que la situación se agravará. Las distribuidoras nos mandan cada vez menos litros y así es muy difícil responderle a los clientes. Ocurre en las estaciones de servicio de todas las marcas, es una cuestión general", afirmó el dirigente.

 

Como sucede también cuando los precios se disparan, las estaciones de servicio son el jamón del sándwich. Y aunque buscan alternativas mediante el diálogo, por ahora el dilema está lejos de resolverse.

 

 

Las distribuidoras cada vez nos venden menos y así es muy difícil responderle al cliente. Esto va a empeorar.

"Las distribuidoras sostienen que el precio está muy desactualizado. Según sus cuentas, necesitan una suba de entre el 30 y el 35 por ciento para que sea rentable. Ahí radica todo. Está claro que especulan y esa reacción nos complica a todos. A su vez, están por comenzar las cosechas. Es el momento en el que el agro demanda mucho combustible para sus máquinas y así es muy difícil responder a ese sector de la clientela", añadió Gianello.

 

Desde hace años, para la gente del campo, las diversas marcas ofrecen combustible en ventas al por mayor para que de ese modo trabajen sin sobresaltos durante sus períodos de cosecha. Al tratarse de un gasoil a granel, el precio es diferenciado. Pero ahora se volcaron hacia las expendedoras, ya que el costo es un 20% más barato y dejaron de lado su habitual canal mayorista.

 

Ese movimiento genera aún más problemas de abastecimiento porque con el poco diésel que llega a los tanques, las estaciones no pueden hacer frente a todos. "Es un combo de problemas. Suena antipático, pero las empresas al precio actual no quieren vender. Esta reacción nos hace pensar que no les conviene. Y para peor hay expendedoras aún más complicadas que la mayoría porque adquieren el combustible importado a un costo de 100 dólares y acá, los que la compramos en el país, lo conseguimos entre 55 y 60 dólares. Hay colegas que, directamente, pierden plata", explicó Gianello.

 

Afirmó que el precio de venta del barril de crudo en Argentina está por debajo del precio internacional, lo que hace que las petroleras prefieran exportar. A eso se suma otro problema de arrastre, como el congelamiento de precios que se destrabó en febrero, pero que aún no alcanza los valores que pretenden las distribuidoras.

 

 

Problemas para todos

 

La situación no solo perjudica al agro. También a los transportistas porque ante un abastecimiento normal, un camión llenaba sus tanques en una sola estación de servicio. Ahora, en la región, rigen muchos topes a ese tipo de cargas y en consecuencia, el camionero se ve obligado a hacer varias paradas en diversos comercios para completar sus cargas.

 

"Es una molestia para todos. Nadie puede trabajar con normalidad. Para los transportistas es un peregrinar por las estaciones de servicio. Y lo más complicado es que esto va a empeorar", opinó el comerciante puntano.

 

En San Juan, la problemática ya se profundizó y en estaciones YPF las ventas a cualquier cliente se racionan mediante cupos de carga. Según Eduardo Garcés, de la Federación de Viñateros, solo les venden 100 litros de gasoil por día para dos camiones. "Todavía queda uva para levantar, de modo que es una situación preocupante", manifestó el directivo.

 

Comentá vos tambien...