30°SAN LUIS - Sabado 26 de Noviembre de 2022

30°SAN LUIS - Sabado 26 de Noviembre de 2022

EN VIVO

Juzgan a un acusado de abusar de sus sobrinas

Los ultrajes ocurrieron en 2010 cuando las víctimas, por entonces de cinco y diez años, quedaban a su cuidado.

Por redacción
| 03 de octubre de 2022
Inicio del debate oral. El fiscal Ernesto Lutens (adelante a la izquierda) y el defensor Bautista Rivadera (a la derecha). Foto: Poder Judicial.

El destino de C.A. para los próximos años está a días o tal vez semanas de definirse. Eso podría implicar, nada menos, la libertad o más años en la cárcel. La Cámara Penal 2 de Villa Mercedes comenzó a juzgarlo por abusar de sus sobrinas J. y C., las hijas de su hermana, en el período en que vivió con las nenas bajo el mismo techo. La fiscal de primera instancia, Verónica Alonso Ernst, había pedido que sea condenado a diez años de prisión.

 

El acusado, de 36 años, fue denunciado por C. y también por el padre de ella en abril de 2019. El hombre relató que el 29 de abril J. le había mandado un mensaje. La chica le avisó que estaba en lo de su abuela, pero que ya no quería estar ahí y que tenía algo muy importante que contarle. Hacía apenas unos meses que el acusado convivía con las víctimas y la madre de ellas en lo de su abuela.

 

Al día siguiente J., que por entonces tenía 14 años, y C., de 18, le confesaron entre lágrimas lo que habían sufrido con su tío.

 

Le aclararon que en más de una oportunidad trataron, a través de señales y también de indirectas, relatarle todo a su madre. Pero les fue imposible, porque la mujer, de alguna manera, desviaba el tema.

 

De todas formas ese día, las chicas solo se animaron a decirle a su padre que ya no querían vivir en ese domicilio, mientras el acusado estuviera allí. Narraron que un día el hombre "las había mirado" y luego descubrieron que le había tomado unas fotos a C., cuando ella dormía boca abajo y había editado esa imagen. En el retoque fotográfico le agregó el dibujo, un sticker, de una flor en la cola de su sobrina.

 

De inmediato el denunciante trató de comunicarse con C.A. En varias oportunidades buscó hablar frente a frente con él y en presencia de su hermana, pero él jamás le respondió las llamadas.

 

Cansado de que evadiera esa reunión, se fue con sus hijas a la comisaría más cercana, a denunciar a su cuñado. Pero cuando escuchó a C. y la versión completa de lo que había padecido, entendió que todo era más grave de lo que las víctimas le habían dicho hasta el momento.

 

La muchacha contó que los primeros abusos ocurrieron en 2006, cuando tenía cinco años. El acusado había quedado al cuidado de ella y de sus hermanas más chicas, porque su padre estaba internado a causa de un accidente, y su madre iba a diario a cuidarlo al hospital.

 

Luego, cuando J. tenía diez años, C.A. también se propasó con ella. A veces con la excusa de buscar a su hijo, el acusado solía ir hasta el dormitorio de la nena o hasta el baño y entraba en la habitación para observarla cuando se desnudaba para cambiarse la ropa.

 

Comentá vos tambien...