30°SAN LUIS - Viernes 09 de Diciembre de 2022

30°SAN LUIS - Viernes 09 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Un estudio local de hipertensión llegó a la meca de la cardiología

Analizó a 208 pacientes mercedinos y demostró que es necesario medir la presión arterial también en la noche. Su investigación fue publicada en la revista de la Federación Argentina de Cardiología.

Por redacción
| 27 de abril de 2020
Corazón mercedino. Fessia nació en el pueblo cordobés Charras, pero se radicó en la provincia de San Luis. Atiende en el Hospital Privado de la Villa.

Era la primera vez que Claudio Fessia se animaba a probar suerte y enviar un trabajo suyo a una publicación científica. Por eso, el médico radicado en Villa Mercedes se había conformado cuando su “paper” pasó la primera instancia de evaluación. Luego de varios meses sin noticias, un mensaje de un colega puntano lo tomó por sorpresa, y dos horas después le llegó la confirmación: su investigación sobre hipertensión arterial forma parte central del último número de la revista de la Federación Argentina de Cardiología, no solo porque fue incluida como artículo original, sino porque fue tomada como disparador del editorial.

 

"Todo nació en un curso de posgrado que hice en la Universidad Nacional de Villa Mercedes (UNViMe), que dictaron el doctor Nelio Bazán y el licenciado Nicolás Echandía, quienes fueron parte fundamental para mi estudio", reconoció el hombre de 47 años, que nació en un pequeño pueblo cordobés llamado Charras, pero que echó raíces en la provincia de San Luis hace 16 años.

 

En ese contexto, Fessia decidió analizar los datos de los Monitoreos Ambulatorios de Presión Arterial (MAPA), un estudio que se realiza con un aparato similar a un tensiómetro pero más sofisticado y que permite medir los niveles cada quince minutos en el día y cada treinta durante la noche.

 

"Lo que yo investigué fue algo poco indagado a nivel nacional e internacional, que es el comportamiento de la presión mientras el paciente duerme. No buscaba probar alguna hipótesis, sino describir lo que encontrara", explicó.

 

Así, tomó los parámetros de 208 personas ya declaradas hipertensas (100 varones y 108 mujeres), de un rango de entre 17 y 74 años, pero con una edad media de 50. Algunos de los elegidos fueron los que se atienden en su consultorio del Hospital Privado de la Villa, mientras que otros fueron derivados por sus colegas.

 

Llevó los registros a lo largo de un año, entre 2017 y 2018, y se encontró con algunos resultados que le llamaron la atención. "En primer lugar, comprobé que las personas estudiadas estaban mejor controladas a nivel general que los promedios de los artículos internacionales", aseguró.

 

Sin embargo, la sorpresa fue que sus casos tenían una mayor variabilidad en horarios nocturnos. Lo común en personas normotensas, es decir que no tienen problemas, es que la presión decaiga entre un 10% y un 20% durante la noche. En cambio, en hipertensos los parámetros mundiales muestran una variación máxima de un 49,6%, pero él llegó a medir picos de 51% en los villamercedinos.

 

"Es extraño que tengan un mayor control con la medicación durante el día, pero que mientras duermen esté más descontrolada", advirtió. Esa diferencia dio pie a que Daniel Piskorz, un médico renombrado en el tema, retomara y comentara el trabajo de Fessia en la editorial del número más reciente de la revista.

 

"El estudio pone en el tapete la necesidad de estudiar el comportamiento de la presión arterial fuera del consultorio médico para establecer el riesgo cardiovascular individual del paciente en consideración y para seleccionar el mejor esquema terapéutico", afirma el escrito de quien fuera presidente de la federación.

 

Hay otro factor que alimenta más la conclusión y es que "hay estudios que muestran que las personas que tienen la presión alterada a la noche tienen una mayor morbilidad y una mayor mortalidad", advirtió el cardiólogo.

 

Claudio reconoció que está feliz porque aunque tiene el título de magister en Hipertensión Arterial, nunca había intentado formar parte de una revista científica. Más allá de su propio logro, sostuvo que es un buen aliciente para que otros médicos del interior del país se animen. "Es difícil, son muy exigentes, pero no es imposible. Hay que animarse porque eleva el nivel de la profesión y de las instituciones", motivó.

 

Una afección muy común y silenciosa

 

La investigación de Fessia abre nuevos interrogantes para quienes estudian y tratan la hipertensión arterial, una enfermedad muy común y que suele despertar otros males si no se controla a tiempo.

 

"A nivel mundial, se estima que de los mayores de 65 años, el 80% son hipertensos. Ese es uno de los factores principales, la edad. Pero después hay muchas otras causas, como estrés, diabetes, sobrepeso, sedentarismo y tabaquismo", explicó el mercedino por adopción.

 

Además, aclaró que más allá de que hay algunos síntomas de advertencia, en general es una afección muy silenciosa que recién empieza a manifestarse cuando está en un nivel muy avanzado. "A veces hay personas que tienen entre 150 y 180 de presión y no se dan cuenta", planteó.

 

Por eso, aconsejó que es importante hacer, aunque sea de manera esporádica, algunos controles sencillos, con tensiómetros caseros o acudir a algún centro de salud. "Es importante diagnosticarla a tiempo, así se puede controlar con medicamentos y evitar infartos o ACV", dijo.

 

Comentá vos tambien...