15°SAN LUIS - Viernes 31 de Marzo de 2023

15°SAN LUIS - Viernes 31 de Marzo de 2023

EN VIVO

Fernando Signorini: un hombre de "10" que fue profe de Maradona y Messi

A los 69 años no se relaja. Actualmente trabaja en la Escuela de Entrenadores de César Luis Menotti.

Por Daniel Valdés
| 01 de octubre de 2020
Con los más grandes. El profesor Signorini, junto a Diego Armando Maradona y la "Pulga" Lionel Messi. Foto: Internet.

Fernando Signorini es de esas personas tocadas por la varita mágica. Fue preparador físico de Diego Maradona y de Lionel Messi. Estuvo en cuatro mundiales: 1986, 1990, 1994 y 2010. Hoy, con 69 años, no se relaja y trabaja en la Escuela de Entrenadores de César Luis Menotti, además de dar conferencias vía Zoom para el mundo. Es un laburante y dice ser un privilegiado. Y ayer se hizo un espacio para darle una exclusiva a El Diario de la República.

 

 

—¿Cómo fueron sus comienzos como preparador físico?

 

—Comencé a estudiar en 1971 en el Instituto “Nuestra Señora” de Lincoln. Fui la primera promoción de la carrera nacional de Profesorado en Educación Física. Empecé a trabajar en mayo de 1972 en Rivadavia de Lincoln haciéndome cargo de la preparación de las divisiones del club. Ahí estuve nueve años. Después me fui al Club Atlético Quiroga, que es en un pueblo que está en el partido 9 de Julio, en la provincia de Buenos Aires. Regresé a Rivadavia, pero en mayo viajé a Barcelona para empezar mi experiencia en el fútbol europeo. Elegí Barcelona porque ahí estaba el técnico que más me había seducido (César Luis Menotti), no solamente por su propuesta futbolística, sino por su dialéctica: cuando dice que se juega para ganar, pero mucho más importante que ganar son los medios que se utilizan para lograr los fines.

 

 

—¿En qué momento se dio cuenta de que quería que su profesión estuviera ligada al fútbol?

 

—Inmediatamente me di cuenta de que iba a elegir el fútbol como deporte de conjunto y al tenis como deporte individual, y nunca me moví de eso. Sin embargo, al tenis lo dejé unos años después para dedicarme única y exclusivamente al fútbol.

 

 

—¿Cuán importante es la preparación física en el jugador?

 

—En jugadores profesionales es sumamente importante. Pero no definiría como preparación física al estado de forma de un jugador de fútbol, ese término nació para el atletismo, que es un deporte absolutamente individual. El atleta sí que tiene que entrenar el músculo y la técnica para desarrollar su especialidad. El futbolista es totalmente distinto y los sistemas cognoscitivo y emocional tienen una importancia decisiva. Además, el atleta tiene que dominar solamente esa prueba. El velocista tiene que correr lo más rápido posible, el maratonista tiene que tener resistencia, el saltador en alto debe manejar la técnica de su especialidad; en cambio, el futbolista tiene que correr corto, largo, para atrás, hacia el costado, resolver si pasar la pelota a la derecha o a la izquierda, y es posible que en cualquier momento pueda recibir un golpe; es distinto. Lo importante es la preparación global, que incluye el cuerpo, la mente, el conocimiento y el manejo de las emociones. Por eso digo que es un arcaísmo y un reduccionismo hablar de la preparación física en el fútbol.

 

 

—¿Cómo se dio la posibilidad de ser el profesor personal de Maradona?

 

—A Diego lo fracturaron y yo ya tenía una buena relación con él. Lo visitaba muy seguido. Y en ese rol, como un amigo más, lo comencé a ayudar en la recuperación dinámica, después de haber pasado por las manos del doctor Oliva, quien le hizo toda la recuperación de su fractura. Y un día Diego me ofreció quedarme a trabajar como su preparador personal en una profesión que en esa época no existía y que inventó él, y yo estaba en el lugar adecuado y en el momento justo.

 

 

—Defíname a Maradona.

 

—Un artista excelso que se dedicó a jugar al fútbol y lo hizo como los dioses. Alguien que eligió ser como él quería ser y no como el sistema quería obligarlo, por eso también pagó con buena parte de su vida deportiva esa característica de rebelarse ante la injusticia.

 

 

—Es un privilegiado, fue profe de Maradona y Messi.

 

—Claro que fui un privilegiado. Tuve mucha suerte y aún hoy se me hace bastante difícil poder asumir que todo fue verdad. Además de haber estado en cuatro Mundiales, trabajar con dos técnicos campeones del mundo (Menotti y Bilardo) y haber recorrido gran parte de la geografía del mundo gracias a todo esto.

 

 

—¿Qué diferencias futbolísticas ve entre Maradona y Messi?

 

—La principal característica tiene que ver con el carácter. En el juego, elegir entre ellos es como elegir entre papá y mamá. Ahora en el carácter hay una clara diferencia a favor de Diego, que prácticamente estuvo obligado desde muy pequeño a ser de la manera que terminó siendo; tuvo una infancia muy difícil. En cambio a Lionel a los 12 años lo llevaron a Barcelona, lo metieron en una cúpula de cristal, lo protegieron y lo educaron. En ese sentido, Diego es único.

 

 

—¿Puede contar la anécdota del tiro libre?

 

—Fue en un entrenamiento en el Mundial de Sudáfrica. Lionel estaba practicando tiros libres y Diego le dio una sugerencia. Le dijo que cuando le pegara a la pelota no le sacara el pie tan rápido, porque sino ella no sabía lo que quería, que la acompañara más. Algo similar al tenis: el jugador de tenis cuando golpea acompaña hasta último momento el destino de la pelota, y en el fútbol es igual. Diego le transmitió algo que otros seguramente antes le habían transmitido a él.

 

 

—¿Es complicado ser Maradona?

 

—Yo no podría ser Maradona un día y él estuvo obligado a serlo durante tantos años.

 

 

—¿Las drogas fueron una vía de escape para Diego?

 

—La adicción fue como una muleta a la que tuvo que recurrir para hacer frente a las exigencias brutales que le requerían los mismos que seguramente no ponen tanto énfasis en reclamarse la perfección que le pidieron a Diego.

 

 

—¿Lo de Estados Unidos 1994 fue como lo contaron o pasó algo que no sabemos?

 

—De Estados Unidos 1994 yo no puedo agregar nada a todo lo que se dijo. El único que podría decir algo al respecto y creíble es Julio Grondona, que ya no está más entre nosotros, y era el presidente de AFA en ese momento.

 

 

—¿Cómo ve la preparación física actual?

 

—En los países de Europa avanzó mucho y hoy es específica, con la pelota como principal argumento. En algunos países de Latinoamérica se siguen usando sistemas arcaicos que creo que hay que revisar y reemplazar, ya que siguen apegados a sistemas desarrollados para el atletismo. Eso hace que el fútbol sea la única disciplina que uno haciendo todo mal puede obtener buenos resultados, siempre que se tengan buenos jugadores y un poco de suerte. Pero hay que desarrollar un sistema de ruptura metodológica para favorecer la preparación ideal de los jugadores.

 

 

Es un laburante. Persiguió sus sueños y los alcanzó. La vida le sonrió y le sonríe, pero todo lo que logró fue gracias a su enorme vocación y a su capacidad.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...