20°SAN LUIS - Sabado 20 de Abril de 2024

20°SAN LUIS - Sabado 20 de Abril de 2024

EN VIVO

Enviaron a prisión a la chica que mató a una policía en un accidente

La Justicia le dictó cuatro meses de prisión preventiva. Naira Mijal Ledezma está internada en el hospital, pero este martes podría obtener el alta y ser trasladada a la Penitenciaría. 

Por redacción
| 20 de febrero de 2024
Foto: gentileza.

Naira Mijal Ledezma pidió declarar antes de que el juez resolviera su situación procesal. Dijo que está adolorida, que no se puede mover, que se la pasa llorando y que se considera una chica de bien. Lo mismo fue remarcado por sus abogados, que pidieron que la investigación continúe, pero con su defendida bajo el régimen de prisión domiciliaria, entre otros ofrecimientos.

 

Pero esos argumentos no conmovieron a Juan Manuel Montiveros Chada, para quien existe un riesgo procesal latente de que la imputada o su familia puedan influir en las averiguaciones. Por eso decidió enviarla cuatro meses al Penal con prisión preventiva. La joven de 22 años, que sigue internada, pero que podría recibir el alta hoy, está acusada por haber causado la muerte de la sargento Cecilia Benítez en un choque en la autopista 25 de Mayo.

 

Para tomar una dimensión real del caso y de la resolución es necesario repasar lo que se sabe del hecho hasta ahora. 
La madrugada del miércoles 7 de febrero, cerca de las 2:30, Ledezma comenzó a escribirse con su novio, que vive en la ciudad de La Punta, hasta que tomó el auto de su madre, un Toyota Etios blanco, y viajó desde la capital a verlo. 

 

En el lapso de unas 12 horas los jóvenes hicieron un recorrido no determinado por esa ciudad y también por Juana Koslay. Según declaró el novio la semana pasada, en una audiencia ante el fiscal Ricardo Barbeito, la chica se la pasó bebiendo cerveza, y él, gaseosa, hasta que cerca de las 14 tuvieron una pelea, ella lo dejó de nuevo en su vivienda y emprendió el regreso a San Luis.

 

 Cecilia. Tenía 42 años, una hija de 22, otra de 12 y un nieto de siete años que vivían con ella.  Foto: Facebook

 

 

Cerca de las 15, a la altura del kilómetro 5,5 de la autopista 25 de Mayo, Ledezma se cruzó de carril y chocó de frente al Volkswagen Voyage que conducía Benítez, que regresaba a su casa en La Punta junto a su mamá: la conductora murió en el Hospital Central “Ramón Carrillo” tras agonizar tres días; hasta ayer, Teresa Benítez, de 68 años, continuaba internada en el hospital a la espera de ser operada por las fracturas que sufrió en ambos brazos y ambas piernas y que precisan de prótesis, informaron desde el centro médico.

 

En la escena del accidente, junto al Etios, la Policía encontró algunas botellas de cerveza. Los estudios toxicológicos arrojaron que Ledezma tenía 1,13 gramos de alcohol por litro de sangre y restos de cocaína en el organismo, dos datos que agravaron su situación procesal.

 

 

“Pudo haberme pasado a mí”
La imputada también sufrió varias lesiones en el choque, la más grave en la cabeza, donde sufrió un corte que atraviesa la frente de lado a lado, que se extiende hasta la parte posterior del cráneo y que precisó 27 puntos de sutura. También tiene golpes, escoriaciones y ampollas en antebrazos y muslos que la mantuvieron internada desde el choque. Ayer, en el cierre de la audiencia de formulación de cargos, la chica habló con el juez desde la cama del hospital con una sábana que la tapaba hasta el cuello.

 

“Primero (quiero) comentarles que no estoy bien. Me duele muchísimo la cabeza, estoy muy mal, no me puedo ni mover, ni siquiera levantarme porque me tira toda la columna. No puedo moverme por mí misma. Estoy triste. Me la paso llorando por todo lo que ha pasado, por este accidente. Lamento lo que le pasó a la otra parte porque es algo que pudo haberme pasado a mí, que estuve a punto de morirme. Fue un milagro por el que estoy acá”, dijo.

 

“Quería decirles que no soy una mala persona ni todas esas cosas que se piensan. Soy una chica normal con una familia trabajadora que no tiene antecedentes ni molesta a nadie. Quiero que sepan que mucho no recuerdo, pero que estoy dispuesta a colaborar en todo lo que sea junto a mis abogados”, agregó.

 

Días antes, en una entrevista con El Diario, uno de sus abogados, Esteban Bustos, aseguró que su defendida tenía lagunas mentales sobre lo que ocurrió debido al trauma del impacto. En ese momento su estrategia defensiva apuntaba a introducir la duda de si Ledezma realmente iba al volante cuando chocó contra Benítez, y mencionó que al menos dos hombres habían subido a su auto mientras estuvo dando vueltas.

 

El domingo 11, en la primera audiencia de formulación, Barbeito mencionó que la familia de la conductora habría tratado de convencer al novio de Ledezma para que se “hiciera cargo del hecho”, lo que sin dudas pretendía turbar la investigación.

 

 

No a la domiciliaria

 

La fiscalía ya había fijado su postura: acusarla por “homicidio culposo en accidente de tránsito agravado por consumo de estupefacientes y con alcoholemia superior a 1 gramo de alcohol por litro de sangre”, por la muerte de la sargento, y por “lesiones graves en accidente de tránsito”, con los mismos agravantes, por las lesiones que sufrió su mamá, con un pedido de cuatro meses de prisión preventiva ante el peligro de fuga y de entorpecimiento de la pesquisa.
Este martes, tras la declaración de su pupila, Bustos volvió a remarcar el estado de salud y anímico de Ledezma y ofreció medidas subsidiarias a la cárcel: la prisión domiciliaria para preservar su salud y no ponerla en riesgo; una caución juratoria personal para que se someta a proceso; el compromiso de que firme un documento cada 15 días; brindarle acceso a la fiscalía y a la Justicia al sistema de cámaras privadas que hay en su vivienda para que puedan controlarla; y la prohibición de que utilice cualquier red social.

 

Montiveros Chada analizó que dicho ofrecimiento quizás servía para garantizar que la chica no se fugue, pero aclaró que, en su opinión, eso no aminoraba el riesgo de que ella o su familia influyeran en testigos u otras posibles medidas, y ordenó que sea trasladada al Penal apenas reciba el alta médica.
Este medio supo que la joven estaba en condiciones de dejar el centro médico el viernes, pero que su defensa dilató el alta solicitando estudios complementarios con la ilusión de que el juez resolviera a su favor.
 

 

Redacción/MGE

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo