25°SAN LUIS - Lunes 06 de Febrero de 2023

25°SAN LUIS - Lunes 06 de Febrero de 2023

EN VIVO

Aquel 18 de diciembre

Aún veo a Messi sacando aquel estiletazo ante México que abrió el bravo partido de la segunda fecha. Esa es la primera imagen, a un mes del título mundial que cobijo para la eternidad. Porque Argentina jugó seis finales del Mundo para coronarse en el mundo árabe.

 

Mirar en el espejo retrovisor ayuda a comprender el camino, a valorar lo conseguido y a seguir delirando eternamente.

 

Argentina pasó a los aztecas y empezó a probarse la corona. Mexicanos y mexicanas estaban con la certeza de que los albicelestes llegaríamos vulnerables. Y a nosotros, argentinos y argentinas fieles caminadores de la cornisa, tampoco nos sobraban argumentos porque sabemos que este juego se resuelve por goles, lejos de merecimientos. Y eso que en el "rubro merecer", también fuimos los mejores.

 

Y ahí estaba él. El 10 inmaculado. Siempre él. Poseído por la pelota, imantado por las urgencias de todo un país y eyectado por la energía del planeta futbolero que quería verlo campeón.

 

Hay cosas, a veces y sólo pocas veces, que parecen estar marcadas por el destino.

 

Hay momentos que se palpan y son propios sin siquiera tenerlos en la palma de la mano.

 

Momentos mágicos de la historia que se escriben antes... aunque sucedan mucho tiempo después.

 

Tras la final del Mundial 2014 esperé a Messi en la zona mixta... y cuando lo tuve a centímetros le pedí si podía firmarme para mis hijos una bandera argentina que había llevado al Maracaná... el 10 frenó, puso su sello en la bandera que guardan Abril, Mateo y Pilar como patrimonio santo y, tras darme el gusto de abrazarlo, se fue caminando con la simpleza que tienen los grandes... gigantes en sencillez. Ahí sentí que ese muchacho era más que un futbolista.

 

El 18 de diciembre de 2022 quedará grabado por siempre en cuerpo, corazón y alma de nuestro país.

 

Messi se transformó en el primer futbolista de la historia en hacer goles en octavos, cuartos, semifinal y final (hizo dos y el agregado de un tercero en la definición de penales) en un Mundial, desde el nuevo formato implementado en 1986.

 

Y del 10 al DT. Cada tarde veo entrar a Lionel Scaloni a la conferencia de prensa pos título Mundial, empuñando la bandera argentina de El Diario y buscándome con el gesto de 'acá está'. Como si la bandera, la que le entregué después de la conferencia de prensa previa al debut, fuese tributo a la resiliencia, a la espera con esperanza y a las cábalas que en esta bendita porción de tierra adoramos.

 

Otra vez, una vez más, a cada historia que rasga la historia podremos y podrán contarla de mil maneras... El Diario de la República fue campeón mundial. Bendito número 10 sagrado del fútbol argentino abanderado de esta conquista, que le permitió al periodista que aquí escribe contarlo en primera persona.

 

A un mes del título futbolero más deseado, me siento en un bar y repaso en las imágenes que devuelve la TV el partido final... me surge decirles Salud... una y mil veces Salud.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...