22°SAN LUIS - Miércoles 29 de Junio de 2022

22°SAN LUIS - Miércoles 29 de Junio de 2022

EN VIVO

Los datos crudos que dejó la pandemia

Por redacción
| 07 de mayo de 2022

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cifró en 14,9 millones las muertes directa o indirectamente asociadas a la pandemia de COVID-19 en los años 2020 y 2021, lo que describió como “exceso de mortalidad”.

 

Las nuevas estimaciones “utilizan los mejores datos disponibles y son producto de una metodología sólida y un enfoque completamente transparente”, dijo la OMS.

 

El exceso de mortalidad incluye los decesos asociados a la COVID-19 de forma directa (debido a la enfermedad) o indirecta (debido al impacto de la pandemia en los sistemas de salud y la sociedad).

 

Las muertes vinculadas indirectamente a la COVID-19 son atribuibles a otras condiciones de salud para las cuales las personas no pudieron acceder a la prevención y el tratamiento porque los sistemas de salud estaban sobrecargados por la pandemia.

 

El número estimado de muertes en exceso también puede verse influenciado por las muertes evitadas durante la pandemia debido a los menores riesgos de ciertos eventos, como accidentes automovilísticos o lesiones laborales.

 

Los nuevos cálculos de la OMS cifran así los decesos por la pandemia en los dos primeros años en un rango entre 13,3 y 16,6 millones de decesos. Los 194 Estados miembros habían notificado hasta ahora 6,2 millones de muertes.

 

Estos datos aleccionadores no solo apuntan al impacto de la pandemia, sino también a la necesidad de que todos los países inviertan en sistemas de salud más resilientes, que puedan sostener los servicios de salud esenciales durante las crisis, incluidos sistemas de información de salud más fuertes.

 

Las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins, de Estados Unidos, basadas en informes nacionales, registraban a la fecha algo menos de 6,3 millones de muertes, de entre un total de 515 millones de casos en 228 países y territorios.

 

La mayoría del exceso de muertes (84%) estuvo concentrada en el sudeste asiático, en Europa y en América, y 68% de ese exceso en apenas 10 naciones.

 

Los países de ingresos medios representaron 81% del exceso de mortalidad (53% en los de ingresos medio-bajos y 28% en los de ingresos medio-altos), 15% en los países de ingresos altos y cuatro por ciento en los de bajos ingresos.

 

De acuerdo con los nuevos estimados, el mayor número de muertes de algún modo relacionadas con la COVID-19 se registró en India (4,7 millones), Rusia e Indonesia (más de un millón cada uno) y en Estados Unidos (932.000).

 

Luego figuran Brasil (681.267), México (626.217), Perú (289.668), Turquía (264.041), Egipto (251.102) y Sudáfrica (238.671).

 

Los nuevos cálculos fueron producidos por expertos de un grupo asesor convocado por la OMS y el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, quienes desarrollaron una metodología para estimaciones de mortalidad comparables, incluso cuando los datos están incompletos o no estén disponibles.

 

El organismo internacional de la salud instó a que los gobiernos trabajen en sistemas de información de salud más fuertes, a fin de generar mejores datos para tomar mejores decisiones y obtener mejores resultados.

 

La pandemia de COVID-19 dejó mucho dolor y muerte, también la posibilidad de prepararse de mejor manera ante eventos similares.

 

Comentá vos tambien...