22°SAN LUIS - Miércoles 29 de Junio de 2022

22°SAN LUIS - Miércoles 29 de Junio de 2022

EN VIVO

La tragedia de los periodistas asesinados

Por redacción
| 14 de mayo de 2022

El asesinato de la periodista Shirin Abu Aqleh, de la cadena de televisión árabe Al Jazeera, cuando cubría una operación del Ejército israelí en Palestina, es la tragedia más reciente para una profesión muchas veces desprotegida y menospreciada.

 

Desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU), condenaron el asesinato y demandaron una investigación inmediata y exhaustiva.

 

“El asesinato de un trabajador de la prensa claramente identificado en una zona de conflicto es una violación del derecho internacional”, expresó la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

 

El miércoles 11 la periodista estaba en la cobertura de una operación del Ejército israelí en la ciudad de Yenín, al norte de la Cisjordania ocupada, y portaba un chaleco con la leyenda “prensa”, cuando fue abatida con un tiro en la cabeza.

 

En su cobertura, Abu Aqleh estaba acompañada por su productor Ali Al Samudi, quien también recibió una bala en la espalda. Permanece estable y declaró que el grupo de siete reporteros que estaban en el lugar de los acontecimientos llevaban equipo de protección que los identificaba como prensa claramente.

 

Según testigos, el disparo que alcanzó a los informadores provino de los militares israelíes, aunque Israel acusa a combatientes palestinos armados.

 

El coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en Medio Oriente, Tor Wencesland, y la coordinadora humanitaria para los Territorios Palestinos Ocupados, Lynne Hastings, también condenaron enérgicamente el asesinato.

 

Wencesland pidió “una investigación inmediata y exhaustiva, y que los responsables rindan cuentas ante la Justicia. Los trabajadores de los medios de comunicación nunca deben ser atacados”.

 

La oficina del portavoz del secretario general de la ONU sumó su voz a la preocupación por el crimen y el portavoz alterno, Farhan Haq, dijo que “debe investigarse a fondo, y continuaremos monitoreando para asegurarnos una investigación exhaustiva y adecuada”.

 

También el portavoz del Departamento de Estado (Cancillería) de Estados Unidos, Edward Price, dijo que “estamos desconsolados y condenamos enérgicamente el asesinato de la periodista estadounidense Shirin Abu Aqleh en Cisjordania”.

 

“La investigación debe ser inmediata y exhaustiva, y los responsables deben rendir cuentas. Su muerte es una afrenta a la libertad de prensa en todas partes”, añadió Price.

 

Abu Aqleh fue una periodista palestina-estadounidense que trabajó como reportera para el canal en árabe de Al Jazeera durante 25 años.

 

Por su parte, Ahmad Abuznaid, director ejecutivo de la Campaña por los Derechos de los Palestinos en Estados Unidos, dijo que los pedidos de investigación serán “gestos vacíos” si la investigación queda en manos de Israel.

 

“No se puede pedir a los israelíes que se investiguen a sí mismos cuando han abusado de los derechos humanos durante más de 70 años y esperar que lleguen a un resultado diferente al que han llegado después de todas estas décadas”, declaró.

 

Una muerte absurda más, como tantas de las que jalonan los conflictos armados. Una familia destrozada y los responsables que se quitan las culpas.

 

La tragedia de los periodistas asesinados debe detenerse. Trabajan para contar la historia y no deberían morir en su trabajo.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...